Kindle, o cómo transformar el mercado del e-book de la A a la Z

04 Diciembre, 2017

Kindle, o cómo transformar el mercado del e-book de la A a la Z


En junio de 2007, Apple lanzó el primer iPhone. Como es sabido, ese momento marcó el inicio de una transformación radical en el sector de los smartphones y de la telefonía móvil en general. Pocos meses después, en noviembre de 2007, ahora hace justo diez años, el gigante del comercio electrónico Amazon lanzó la primera generación de su lector Kindle. ¿El impacto del Kindle ha sido equiparable al del iPhone? ¿Ha transformado este dispositivo, a su vez, el mercado de los lectores de libros electrónicos en la última década?

Es difícil responder a esta pregunta cuando Amazon no proporciona cifras de venta de sus dispositivos de lectura. En cambio, lo que sí se puede decir es que, aunque el Kindle no fuera el primer lector de libros electrónicos —de la misma manera que el iPhone tampoco fue el primer teléfono inteligente—, el e-reader de Amazon ha sido el que ha marcado la tendencia del sector. Así como todas las marcas de teléfonos están pendientes en todo momento de lo que haga o deje de hacer Apple, los fabricantes de tabletas y lectores de e-books tienen siempre la vista puesta en lo que hace Amazon.

¿Qué es lo que ha hecho Amazon con el Kindle a lo largo de la última década? En primer lugar, lanzar hasta ocho generaciones de su producto estrella. Tras el primer modelo, el Kindle 2 llegó en 2009, ya con conectividad 3G. Aunque era más grande, también más fino y ligero y tenía mayor capacidad (de 256 MB pasó a 2 GB). La segunda generación incluía los modelos Kindle International y Kindle DX, con idénticas características, pero con una pantalla de 9,7 pulgadas en vez de 6.

La tercera generación (2010) se desdobló en los modelos Keyboard (6”, 4 GB de memoria y conexión Wi-Fi) y DX Graphite. La cuarta, Kindle 4 (2011), redujo precios y memoria, volviendo a los 2 GB e introdujo como novedad el lanzamiento del Kindle Touch, con pantalla táctil y 4 GB de memoria. Kindle 5 y Kindle Paperwhite en 2012, la segunda generación de Paperwhite en 2013, Kindle 7 y Kindle Voyage en 2014, el tercer modelo de Paperwhite en 2015, y Kindle Oasis y Kindle 8 (el primero en incorporar Bluetooth) en 2016 completan el historial de lanzamientos para colocar a Kindle en el pedestal en el que se encuentra hoy en día.

Evidentemente, no solo de hardware vive Amazon. De hecho, según el presidente y CEO de la empresa, Jeff Bezos, la intención de Amazon no es ganar dinero con la venta de dispositivos, sino cuando los está usando.

Kindle nunca se ha caracterizado por ser únicamente un dispositivo para leer libros. También sirve para venderlos. Cabe recordar que esta característica forma parte del ADN mismo de Amazon, que empezó como una librería online allá por el año 1994. Años más tarde, tal como explica Bezos, “en vez de comprar los libros desde tu PC, los puedes comprar desde tu dispositivo, todos por 9,99 dólares, para tenerlos de forma inalámbrica en menos de un minuto”.

Amazon Kindle cumple 10 años marcando tendencia en el mundo del libro electrónico

La Kindle Store, que ya cuenta con más de 7 millones de títulos disponibles solo en Estados Unidos, es también una plataforma de difusión para autores noveles, o no tan noveles, que deciden autopublicar sus obras. Según la empresa Bowker, el número de libros autopublicados ha pasado de apenas 80.000 libros en 2006 a unos 800.000 el año pasado.

Para finalizar, aunque es difícil obtener cifras de Amazon, algunas estimaciones consideran que, en Estados Unidos, hasta dos tercios de las ventas de títulos de ficción se generan de forma digital, y que hasta el 80 % de los e-books que se venden proceden de la Kindle Store.

Si a estos datos sumamos el hecho de que mucha gente llama Kindle a cualquier dispositivo de lectura de libros electrónicos, la conclusión es que, diez años después, Amazon, aparte de dar trabajo directo a más de 500.000 personas (apenas eran 17.000 en 2007), ha creado todo un ecosistema alrededor del Kindle y ha transformado el mercado del e-book de una forma tan solo comparable a lo que hizo Apple con el iPhone y la telefonía móvil. Incluso si nos paramos a pensarlo, quizá un poco más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *