El Mundial de Fútbol empuja la economía de Rusia

28 Junio, 2018

El Mundial de Fútbol empuja la economía de Rusia


Dicen que el gran negocio no es que te toque la lotería, sino organizarla. Algo de eso hay también en las grandes competiciones deportivas como los Juegos Olímpicos o los Mundiales de fútbol. En efecto, si sabes gestionarla de forma adecuada, tal vez el gran negocio no es ganar una Copa del Mundo, sino ser el país anfitrión.

Para el Mundial de Rusia 2018 que se está disputando estos días, el gobierno ruso pronosticó un impacto económico total de 15.000 millones de dólares, lo que representa alrededor del 1% del PIB anual del país. Así, en cifras absolutas, Rusia superaría a los países organizadores de las últimas cuatro Copas del Mundo de fútbol (por orden inverso, Brasil, Sudáfrica, Alemania y Corea-Japón). En cifras relativas, tan solo se situaría por detrás de Sudáfrica 2010, donde la cifra ascendió hasta el 2% del PIB.

Además, según el comité organizador de Rusia 2018, se han creado 220.000 puestos de trabajo, lo que ha permitido a la población rusa incrementar sus ingresos en casi 7.000 millones de dólares. “El Mundial ya ha tenido un impacto significativo en el desarrollo socioeconómico del país. Si no hubiera Mundial, no habría habido crecimiento económico”, declaró Arkadi Dvorkóvich, jefe del comité organizador y viceprimer ministro ruso, quien también pronosticó que el evento tendrá “un gran impacto” en la economía nacional durante las próximas décadas.

Pero el beneficio no será uniforme en todo el país, o en las 11 diferentes sedes que acogen el campeonato. Según un informe de Moody’s, Saransk y Kaliningrado serán las dos más beneficiadas, ya que las nuevas infraestructuras, creadas para la ocasión, supondrán mayores ingresos fiscales y menores inversiones en grandes proyectos durante los próximos años. En el otro extremo –económico– se encuentran las ciudades de San Petersburgo y Samara, dos de las más pobladas del país, que arrastrarán un mayor endeudamiento debido a las inversiones que se han realizado en las infraestructuras mundialistas.

Impacto económico del Mundial de Futbol en Rusia

Aun así, el estudio de Moody’s alerta de que los beneficios obtenidos por Rusia serán a corto plazo: “La mayor parte de los beneficios económicos ya se están notando a través de las inversiones en infraestructuras”, señala el documento. En cuanto a los hoteles, comercios, transportes y telecomunicaciones, aumentarán sus ingresos durante el mes que dura el campeonato, pero sus beneficios no irán más allá del 15 de julio, la fecha de la final, según la agencia internacional. Por otra parte, “los aeropuertos de Moscú están entre los mayores beneficiados en el sector transportes, dado que su modernización ayudará a incrementar el flujo de pasajeros incluso después del evento”, concluye el informe.

Otro dato destacado de este acontecimiento es que estamos ante el Mundial más caro de la historia. En total, 14.200 millones de dólares (Brasil contó con un presupuesto de 7.000 millones de dólares). La mayor parte de esta cifra ha ido destinada a crear infraestructuras de transporte, en total 6.110 millones de dólares. La construcción de estadios se ha llevado otro importante trozo del pastel, en concreto 3.450 millones, mientras que 680 millones de dólares han sido destinados para alojamientos y hoteles.

La celebración de un Mundial, sin embargo, traspasa las fronteras del país organizador. En España, por ejemplo, la compra de televisores y de productos electrónicos, merchandising y productos de comida y bebida (cerveza, refrescos, snacks, patatas…) se dispara estos días.

En resumen, Rusia no ha ganado nunca la Copa del Mundo del fútbol. Pero tal vez lo que ya ha ganado es el premio de organizarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *