Los primeros 20 años de Google

03 Septiembre, 2018

Los primeros 20 años de Google


El 4 de septiembre de 1998, dos estudiantes de doctorado de la Universidad de Stanford, Larry Page y Sergey Brin, crearon una nueva empresa. Se trataba de un motor de búsqueda que no ofrecía resultados según el número de veces que aparecía la palabra buscada en una página, sino según su importancia, ordenando las páginas según la calidad de sus enlaces. El deseo de sus creadores era llamarlo “googol” (un gúgol es 10100, es decir, un 1 seguido de 100 ceros), pero se equivocaron al escribirlo, y el nombre de la empresa quedó en una errata: Google.

Aunque más adelante los directivos de la compañía trasladaron el aniversario al 27 de septiembre, para hacerlo coincidir con un récord de páginas indexadas, el 4 de septiembre, hace 20 años, fue el día en el que presentaron la documentación necesaria y la empresa quedó legalmente constituida.

Desde entonces, el crecimiento de Google ha sido meteórico, hasta transformarse en una de las principales empresas del mundo. Tras trasladarse del garaje de una amiga de los fundadores, Susan Wojcicki, a sus oficinas de Palo Alto en el año 2000, Google empezó a vender anuncios asociados a las palabras que buscaban los usuarios. Esa fue la clave de su éxito. Con ello, obtuvieron una liquidez económica sin precedentes que les permitió comprar una empresa tras otra: Keyhole en 2004 (que luego convirtieron en Google Earth y Google Maps), Urchin en 2005 (para luego lanzar Google Analytics) y, sobre todo, YouTube, que adquirieron en 2006 por 1.650 millones de dólares, y que, al contrario que las anteriores, mantuvieron como portal independiente para sustituir a Google Video.

Durante esos años, los empleados de Google seguían la regla 70-20-10; en otras palabras, dedicar el 70 % del tiempo al negocio principal de la empresa, el motor de búsqueda, el 20 % a proyectos relacionados y el 10 % restante a proyectos personales. Esto permitió el nacimiento de otros productos, como, por ejemplo, el servicio de correo electrónico Gmail (2004), el lector de RSS Google Reader (2005), la agenda Google Calendar (2006) o Google Docs (2007), una herramienta para almacenar y compartir documentos online.

El año 2007 fue un punto de inflexión en el mundo tecnológico. Por un lado, Apple lanzó su primer iPhone, con el que revolucionó el mercado de los smartphones. Por otro, el uso de Facebook, que ya contaba con tres años de vida, y de Twitter, fundada el año anterior, se extendió por todo el mundo y generó lo que se conoce como el boom de las redes sociales en el que todavía nos encontramos. De esta forma, Apple y Facebook, en sus respectivas áreas, se convertirían en los principales competidores de Google a lo largo de la última década.

La apuesta de Google en el mundo de los smartphones no fue tanto lanzar su propio modelo de teléfono –que también–, sino crear un sistema operativo que cualquier dispositivo pudiese utilizar. Para ello, en 2005 Google compró una compañía llamada Android Inc., aunque no fue hasta 2008, ahora hace diez años, que vimos por primera vez el sistema operativo funcionando en un teléfono móvil.

En las redes sociales, su reacción fue algo más lenta y torpe: en 2010 lanzaron Google Buzz, que al año siguiente fue sustituido por Google+, con la idea de competir directamente con Facebook y Twitter. Sin embargo, de momento no ha logrado desbancarlos, por lo que las redes sociales siguen siendo la asignatura pendiente de Google. El debate interesante que se plantea ahora es si Google+ acabará cerrando, como otros productos fallidos, o, por el contrario, se mantendrá como fuente de datos y apuesta para el futuro.

En cualquier caso, el liderazgo de Google es absoluto, gracias a su motor de búsqueda y el sistema operativo para móviles Android. Alphabet, la empresa matriz de Google que aglutina todos sus productos, obtuvo tan solo en el primer trimestre del 2018 31.146 millones de dólares de ingresos totales, de los cuales 30.996 millones corresponden a Google. Con todo, Alphabet se ha convertido en la segunda empresa más grande del mundo. Todo este éxito ha venido a partir de la idea que, hoy hace 20 años, tuvieron dos estudiantes en un garaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *