Nuevas tendencias en pantallas para smartphones

07 Julio, 2020

Nuevas tendencias en pantallas para smartphones


El primer teléfono móvil con pantalla táctil capacitiva fue el LG Prada, lanzado en 2006. La aparición de este tipo de pantalla representó una gran revolución que hasta ese momento solo era materia de las creaciones de la ciencia ficción. Su sistema de funcionamiento se basaba en la detección del tacto de los dedos en las pantallas, a diferencia de sus predecesoras, que basaban su dinámica en la presión de estos sobre la misma.

Un año después, en 2007, el primer iPhone de Apple aterrizó con toda su potencia en nuestras vidas. La gran novedad de este modelo fue que dio un paso más en el desarrollo de la pantalla capacitiva, ya que se creó la primera pantalla multitáctil de la historia a partir de una técnica que se había empezado a desarrollar en 1982 en la Universidad de Toronto (Canadá). Este nuevo sistema ofrecía al usuario más prestaciones, y estaba diseñado para que la pantalla funcionara, en la práctica, como un ratón de ordenador.

Como su nombre indica, el sistema multitáctil detecta múltiples puntos de presión en la pantalla, lo que permite al usuario utilizar varios dedos para interactuar con ella. De este modo, puede hacer zum dentro de las imágenes y otras acciones similares a un clic utilizando tanto el dedo índice como el pulgar, lo que mejora considerablemente la experiencia de navegación porque la acerca a la de un PC.

El siguiente fabricante con una gran innovación en las pantallas de nuestros teléfonos fue Nokia en 2008. El teléfono Nokia N85 fue el primer terminal en presentar la tecnología OLED (diodo orgánico de emisión de luz), que sigue muy presente hoy en día. Esta tecnología permitía mejores contrastes de colores oscuros. Su sistema de ahorro energético consistía en algo que ahora nos parece básico: la pantalla del terminal se apagaba cuando el teléfono no estaba en uso.

Más tarde, ya en 2011, llegaría el Samsung Galaxy Note. La pantalla de este dispositivo era de tamaño intermedio, entre una tableta y un smartphone. No fue el primer dispositivo de estas características que salió al mercado (su pantalla medía 12 centímetros), pero fue un gran éxito de ventas para la marca y abrió el camino hacia unos teléfonos con pantallas más grandes. Hasta ese momento, la tendencia había sido siempre tratar de reducir su tamaño.

Las pantallas táctiles supusieron un impulso para la era de la conectividad y han sido uno de los cimientos sobre los cuales se ha edificado la tecnología móvil actual. Lo visual es tendencia y las pantallas se transforman en las verdaderas protagonistas del presente y del futuro. El camino hacia la innovación en el desarrollo de las pantallas para smartphones continúa. Y es una carrera en la que ningún fabricante de dispositivos móviles se quiere quedar atrás.

Pantallas flexibles y plegables

Una de las nuevas tendencias de este año 2020 es la pantalla flexible y plegable, que ha acaparado multitud de titulares. Samsung ha apostado fuerte por este tipo de prestaciones. Su smartphone flexible se llama Galaxy Fold y ofrece una pantalla plegable llamada Infinity Flex, de 7,3 pulgadas y un 50% más fina que las demás pantallas de los teléfonos de la serie Galaxy. Su tecnología Eye Confort hace que el dispositivo se adapte automáticamente a la luz ambiental.

Por otro lado, las empresas chinas Royole y Huawei han lanzado al mercado sus propias propuestas de móviles con pantalla flexible. La de la primera se llama FlexiPai y es un híbrido entre un smartphone y una tableta. El dispositivo cuenta con una pantalla de 7,8 pulgadas y es capaz de doblarse sobre sí mismo un máximo de 180 veces, hasta alcanzar un tamaño extremadamente reducido. Huawei, que ha apostado fuerte por la tecnología 5G, propone al mercado su propio teléfono plegable, el MateX, un dispositivo que cuenta con un sistema de cámara Leica, una pantalla que se puede doblar y que presenta un eje flexible para conseguir un acabado plano y liso en ambos lados del teléfono.

Pantallas dobles

La segunda gran tendencia estrella en pantallas para smartphone son las pantallas dobles. Un teléfono dotado de esta tecnología dispone de dos pantallas, una en la parte frontal del dispositivo y la otra en el reverso. La segunda cuenta con menor resolución pero es completamente funcional, de manera que el usuario puede accionar su dispositivo móvil por ambos lados. Una de las ventajas de esta clase de pantallas es que eliminan los rebordes negros del smartphone estándar, que suelen reducir la superficie funcional de la pantalla. La empresa china ZTE ha optado por esta solución para desarrollar su dispositivo NubiaX. También ha seguido esta tendencia la compañía Meizu.

Pantallas agujereadas

Esta clase de pantallas disponen de un pequeño hueco redondo en una de las esquinas superiores de la pantalla. Dentro del agujero se colocan minúsculos sensores y cámaras que aumentan la funcionalidad del dispositivo. Se elimina, de esta manera, el clásico notch (el rectángulo en la parte frontal) de los primeros smartphones y se ofrece al usuario una mayor superficie de pantalla y un aumento de funcionalidades. Samsung, Lenovo o Huawei ya han incorporado esta tecnología en sus nuevos teléfonos para este año. Los modelos Honor 20, de la empresa española Honor, o el modelo Galaxy S10, de Samsung, han sido algunas de las propuestas estrella de este año en cuanto al uso de pantallas perforadas se refiere.

Con la innovación en las pantallas, los fabricantes tratan de mejorar los smartphones para hacerlos competitivos con respecto a los nuevos dispositivos wearable, que asegurarán la conectividad a los usuarios a través de la ropa y el calzado, pero que lo tendrán más complicado a la hora de proporcionar imágenes de alta calidad. Flexibilizando las pantallas y dotándolas de la máxima capacidad y definición se pretende hacerlas imbatibles.