SOSTENIBILIDAD

Correr con los compañeros de trabajo, de las causas solidarias a la construcción de equipos

Tiempo de Lectura: 5 minutos

Correr con los compañeros de trabajo, de las causas solidarias a la construcción de equipos
Avatar

CaixaBank

29 Mayo, 2019


Deporte, salud y trabajo. Las empresas españolas apuestan cada vez más por ofrecer a sus empleados la posibilidad de practicar alguna actividad física compartida dentro o fuera del horario laboral.

Estas iniciativas mejoran la salud de los empleados, pero también sirven para establecer un tipo de lazos entre las personas que solo se crean cuando se realiza conjuntamente una actividad con la finalidad de conseguir un objetivo común. Además, estas prácticas proporcionan a los trabajadores la posibilidad de relacionarse en un contexto más informal y distendido, fomentando así un sentimiento de pertenencia a la empresa. 

Entre estas actividades compartidas, el running destaca como una de las más habituales por dos razones: no es necesario un espacio específico para practicarlo y el material básico para su desarrollo es mínimo. Además, resulta idóneo también por los valores que promueve: el esfuerzo, la perseverancia y el afán de superación personal que se encuentran en el ADN de muchas compañías.

La idea de unir deporte con empresa surgió en los Estados Unidos y es relativamente reciente. Poco a poco se ha ido convirtiendo en uno de los binomios más característicos de un país donde la filosofía Great Place to Work está muy arraigada. Según un estudio de la Universidad de Harvard, la inversión de las empresas en actividades deportivas compartidas para sus empleados tiene un claro retorno en dos áreas fundamentales como son la reducción de los costes médicos (por cada dólar gastado se estima que la empresa ahorra 3,27) y la reducción del absentismo laboral.

En España, conciliar la práctica del deporte con la vida laboral sigue siendo poco habitual. Según un estudio realizado por Vivaz-Línea Directa Aseguradora sobre el sedentarismo en nuestro país, el 60 % de los españoles entre 18 y 65 años admite no practicar deporte con regularidad. De entre ellos, el 23 % no realiza ninguna actividad física. La falta de motivación y la alta carga de trabajo son las excusas más habituales esgrimidas por los encuestados para justificar esta actitud.

El deporte ayuda a las personas a gestionar mejor las cargas de trabajo, a manejar el estrés y a reforzar la confianza en sí mismas. Beneficios, todos ellos, que hacen mejorar la productividad de un trabajador cuando practica deporte.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Clubs de running: solidaridad y construcción de equipos

Algunas empresas han creado clubs de running para fomentar la carrera entre sus empleados. Los trabajadores pueden inscribirse y conseguir una serie de ventajas. Los clubs ofrecen rutinas de entrenamiento (en muchos de ellos se proponen dos turnos para correr: al mediodía y al finalizar la jornada laboral) y otros servicios como entrenadores, consejos de nutrición y descuentos en la compra de materiales. También ofrecen un acceso más económico a determinadas instalaciones deportivas. Los fines de semana, los corredores de estos clubs tienen la posibilidad de participar conjuntamente en competiciones como, por ejemplo, la Carrera de las Empresas de Madrid, entre otras.

Pero no todas las iniciativas relacionadas con el running laboral corren a cuenta del empresario. Muchas veces son los trabajadores los que crean grupos para practicar deporte cuando finalizan su jornada laboral. La responsabilidad personal que acarrea formar parte de uno de estos equipos les hace más disciplinados y comprometidos. Algunos de estos grupos informales surgen para recaudar dinero y dar visibilidad social a favor de algunas causas solidarias.

El running también es el protagonista de las actividades de construcción de equipos de las empresas. Se trata de experiencias que tienen como objetivo estrechar los vínculos entre los trabajadores. Estas actividades se organizan fuera del entorno laboral habitual y ayudan a los miembros de una compañía a establecer relaciones y sinergias que después les ayudarán a mejorar su rendimiento dentro de la empresa y su sentimiento de pertenencia al grupo.

Algunas acciones especialmente interesantes fusionan los conceptos de solidaridad, compromiso social y construcción de equipos. Es el caso del llamado Challenge Interempresas, que organiza desde hace 7 años la ONG Acción contra el Hambre con la colaboración de la Obra Social “la Caixa”. La iniciativa tiene como objetivo luchar contra la desnutrición infantil en el ámbito mundial incentivando la colaboración entre las personas y fomentando la salud y el deporte. Cuando participa en esta construcción de equipos en forma de competición, cada empresa entrega 10 euros a la ONG por cada kilómetro recorrido y por cada uno de los trabajadores que se inscriben. Esta pequeña aportación hace posible que un niño con desnutrición aguda reciba 10 días de tratamiento nutricional terapéutico. El Challenge recorre puntualmente varias ciudades de la península como Barcelona, Valencia o Madrid.

Mediante el apoyo a otras muchas carreras populares de este tipo, CaixaBank también genera entre sus empleados un sentimiento de pertenencia y fomenta hábitos saludables. Más de 11.000 trabajadores se han inscrito en el programa #RunnersCaixaBank y la entidad ha patrocinado 47 carreras populares de este tipo en España durante 2018, siempre en colaboración con el territorio de influencia.