ECONOMÍA

Cuánto cuesta quemar las Fallas de Valencia

Tiempo de Lectura: 3 minutos

Cuánto cuesta quemar las Fallas de Valencia
Avatar

Bankia

13 Marzo, 2017


A falta de la publicación de un estudio económico oficial que, impulsado por la Diputación y el Ayuntamiento de Valencia, ya está en proceso, las últimas cifras sobre la repercusión  económica de las fiestas valencianas por excelencia datan de 2008 y 2013 y provienen de la Interagrupación de Fallas y la Consejería de Turismo, respectivamente.

Un total de 865.950 personas fue el número de turistas de fuera de Valencia que acudió a visitar la ciudad durante las fiestas en 2013, según el organismo regional y 750 millones de euros fue el impacto económico de las Fallas de 2008, según el estudio de la asociación fallera.

Este año la repercusión social y económica se prevé aún mayor debido a la declaración de la fiesta como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO a finales del año pasado, ya que serán las primeras Fallas con esta distinción internacional. Y más aún, el hecho de que el 19 de marzo, cuando se celebra el colofón apoteósico de las Fallas, la “Nit de la Cremà”, caiga en domingo también se espera que incida en una mayor afluencia de visitantes.

Pese al reciente reconocimiento internacional, la franja presupuestaria de estas fiestas no ha variado mucho. La Junta Central Fallera ha contado este 2017 con un presupuesto de 2,21 millones euros, lo cual supone un aumento de un 1,9% respecto al año pasado. La Junta cifra además en siete millones de euros el monto destinado por el conjunto de comisiones a los monumentos, un total de 756 fallas -378 grandes y 378 infantiles este año-. Por su parte, el Ayuntamiento de Valencia ha destinado en 2017 un presupuesto  de 170.000 euros para la realización y montaje de la falla municipal, mientras que la infantil ha contado con 25.000.

¿Se podría decir que el dinero que se “quema” se recupera por el impacto económico que conlleva para Valencia? Lo cierto es que, según calcula la Interagrupación de Fallas, durante los cinco días centrales de la celebración, la ciudad duplica su población (habitualmente ronda los 790.000 habitantes), lo que, sin duda, supone una importante inyección económica para todos los sectores que viven del turismo: hostelería, restauración, comercios, transportes, etc.

Aunque no se especifican las cifras que corresponden a las Fallas, es significativo que en 2016 se registrara un récord histórico de viajeros a la ciudad de Valencia, con más de 1,9 millones de visitantes en todo el año y cerca de 4,5 millones de pernoctaciones, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

El anteriormente citado estudio de la Interagrupación de Fallas estima que las personas que acuden a las Fallas gastan en hostelería una media de 125 euros diarios, generando un desembolso en la ciudad de más de 500 millones de euros solo en los tres días centrales de las fiestas.

Pero no solo con este desembolso están compensados de sobra los gastos. La actividad fallera va más allá de los monumentos y de los visitantes. Muchas son las empresas que se ven beneficiadas e impulsadas por la diversidad de actividades que generan las comisiones falleras no solo durante las fiestas, sino también durante todo el año: empresas de pirotecnia, seguridad, limpieza, iluminación, fotografía, artes gráficas, confección, así como floristerías, peluquerías, tintorerías, salas de fiesta, espectáculos, etc. Además, gracias a las fallas, sectores artesanales como el de los artistas falleros o el de los creadores de indumentarias falleras se mantienen vivos.