SOSTENIBILIDAD

Cuatro mujeres, cuatro historias por la igualdad en el deporte

Tiempo de Lectura: 5 minutos

Cuatro mujeres, cuatro historias por la igualdad en el deporte
Avatar

CaixaBank

11 Marzo, 2019


Visibilidad, brecha salarial y techo de cristal son los principales obstáculos que todavía tiene que superar el deporte femenino en España

Son muchos los obstáculos que afronta el deporte femenino. Grandes logros que apenas se asoman a las portadas. Remuneraciones escasas que dificultan su profesionalización. Escasez de mujeres en los órganos de decisión y en los banquillos. Es decir: falta de visibilidad, brecha salarial y techo de cristal. También en este ámbito, la desigualdad entre géneros deja su huella. Por suerte, son precisamente los valores que aporta el deporte, como la perseverancia, el trabajo en equipo o la gestión del fracaso, los que se están encargando de que, poco a poco, todo esto cambie.

Así lo han demostrado la periodista deportiva de RTVE Paloma del Río; Jennifer Pareja, campeona mundial y subcampeona olímpica de waterpolo, hoy asesora de la presidenta del CSD; la directora de la Oficina Permanente de las Competiciones de la FEB de baloncesto Elisa Aguilar, y la entrenadora de la selección femenina sub-17 de fútbol, vigente campeona mundial, Toña Is. Lo hicieron durante la charla que compartieron en la oficina Store de CaixaBank en Valencia, en el marco de la iniciativa CaixaBank Wengage: #ACTUEMOS.

Todas ellas han sido pioneras en sus respectivos campos y han abierto el camino para que las generaciones posteriores vean el deporte femenino con otros ojos. Para que niñas y niños se quieran fotografiar y busquen autógrafos de mujeres deportistas o entrenadoras. Para visibilizar un lado del deporte que siempre ha permanecido escondido. Para lograr el reconocimiento y las oportunidades que se merecen las mujeres del deporte.

Deporte y valores

“Ojalá muchas empresas hagan lo mismo que CaixaBank con su iniciativa Wengage para apoyar la equiparación de derechos. Buscamos que se acabe la desigualdad en todos los ámbitos de la vida, el del deporte incluido. En pocas áreas se ha visto la disparidad de trato entre mujeres y hombres como en el deporte”, destacó Paloma del Río.

La periodista considera la práctica del deporte como una de las mejores escuelas que existen. Una escuela que no debe ser ajena a niñas y mujeres. “Enseña humildad, disciplina, trabajo, sacrificio, renuncia, a ser ágil mentalmente… ¿Estos valores se pueden aplicar a una empresa? Sí, es posible. Y esta iniciativa de CaixaBank demuestra que hay interés por ello”.

Jennifer Pareja explicó cómo la competición en waterpolo le aportó muchas cualidades cuando llegó el momento de retirarse. “Pensaba que solo sabía jugar a ese deporte, pero me di cuenta de que aprendí muchas más cosas que a meter goles. Aprendí valores de equipo, humildad, esfuerzo… y tenía la inquietud de trasladarlo a la sociedad”. En este punto, destacó la responsabilidad de las exdeportistas. “Tenemos que aplicar todo esto en las empresas y otros organismos. Yo he tenido la oportunidad de hacerlo en una empresa privada y en el Consejo Superior de Deportes”.

Historia de una conquista

La profesionalización del deporte femenino y la mejora que ha experimentado en su visibilidad es una conquista que se labra sobre el esfuerzo de muchas pioneras. “Yo he tenido que pelear contra muchas cosas. Cuando yo empecé, los tiempos eran complicados, pero un montón de valientes nos atrevimos a jugar a fútbol y romper barreras. Superar las zancadillas que nos ponía la vida para que dejáramos el deporte es algo que nos llena de orgullo. Gracias a esas pioneras, las niñas hoy pueden disfrutar de muchas más ventajas”, reflexionaba Toña Is.

Elisa Aguilar también reconoció que había roto “muchas barreras” cuando era jugadora profesional y también como directiva en la FEB. “He notado mucha mejoría en este sentido dentro del baloncesto. El tratamiento a las selecciones masculinas y femeninas es exactamente el mismo. Si ellos viajan en primera o van a un hotel de cinco estrellas, ellas también”.

Cambiar los referentes

Uno de los problemas a los que se enfrentaba el deporte femenino hace algunos años era la carencia de deportistas femeninas como referentes en el imaginario colectivo. Algo que ya está cambiando poco a poco, gracias a la acción de profesionales del deporte como Paloma, Elisa, Toña y Jennifer.

“Mis referentes cuando empecé a jugar a waterpolo eran masculinos. Hay que tener en cuenta que la selección masculina era campeona olímpica. Básicamente, ellos eran todo lo que había. De hecho, las selecciones femeninas empezaron a competir en los Juegos Olímpicos en el año 2000. Las masculinas lo hicieron en el 1900. La diferencia es enorme”, subrayó Jennifer Pareja.

Para Toña Is, “hoy las niñas tienen referentes de su mismo género y esto es algo que a mí me hace feliz. Es como si eso lo hubiéramos generado nosotras. Todo el esfuerzo que hemos realizado, los malos momentos que hemos pasado… obtienes el efecto contrario si oyes que una niña dice ‘¡Mira, mamá, es Toña!’ y te pide hacerte una foto con ella. Eso te llena de orgullo”.

Para conseguir el objetivo de cambiar mentalidades y lograr que el deporte femenino reciba el reconocimiento que se merece, es necesario hacerlo visible. Algo en lo que Paloma del Río lleva 32 años trabajando. “Cuando he tenido la oportunidad de ocupar un puesto de responsabilidad en la dirección de Deportes de TVE, he tratado de emitir deporte femenino. Para ello, necesitamos que las federaciones colaboren. En ocasiones, vienen únicamente a negociar las emisiones de sus selecciones masculinas. No es la primera vez que tienen que volver a sentarse con nosotras porque las chicas se han proclamado campeonas de Europa y los chicos no lo han hecho tan bien como esperaban”.

Elisa Aguilar, por su parte, incidió en la necesidad de reformar las instituciones que permiten desigualdades como la existencia de equipos profesionales masculinos pero no femeninos. “Hacer las cosas bien es algo que debe empezar por la gente que está al mando”, destacó.

Las cuatro expertas coincidieron a la hora de mostrarse optimistas respecto al futuro de la igualdad en el deporte. En este sentido, Toña Is puso de relieve la capacidad de trabajo y la paciencia que han demostrado tantas mujeres en este ámbito. “Somos como hormigas. No sé cuándo llegará la equiparación real, pero creo que acabará por aparecer”, concluyó. “Solo pedimos que se nos ofrezcan las mismas oportunidades, la misma visibilidad, que crean en nosotras. Podemos llegar tan lejos como ellos”.