ECONOMÍA

La filosofía FIRE o el deseo de retirarse a los 30

Tiempo de Lectura: 3 minutos

La filosofía FIRE o el deseo de retirarse a los 30
Avatar

Bankia

29 Enero, 2020


FIRE es el acrónimo de “Financial Independence, retire Early”, que traducido al castellano significa “Independencia financiera, jubilación temprana”. En definitiva, se trata de un movimiento formado por una comunidad de personas que persiguen un mismo objetivo que pivota en torno a dos elementos: ahorro e inversión.

Hay que tener en cuenta que no se trata de una jubilación real, ni mucho menos está vinculada a un sistema de pensiones. Se trata básicamente de no trabajar a partir de una determinada edad porque has conseguido un remanente suficiente para poder vivir el resto de tu vida.

En muchos casos, los que defienden esta filosofía siguen en realidad trabajando o manteniendo lo que consideramos rendimientos de trabajo.

La propuesta real de este movimiento

En las referencias de aquellos que propugnan este movimiento y ponen su experiencia como ejemplo encontramos la auténtica filosofía del mismo: ahorro y austeridad.

  • Ahorro: conseguir ahorrar todo lo posible desde muy jóvenes y en un periodo muy corto de tiempo, 10 a 15 años como máximo, en los que el objetivo prioritario es conseguir un capital, un patrimonio y estar libres de deudas.
  • Austeridad: prescindir de todo lo innecesario, caprichoso o lujoso. Primero, para conseguir ahorrar a ese ritmo y, después, para poder llevar una vida en que los rendimientos del capital sean superiores a los gastos.

¿Quimera o posibilidad real?

Si lo ves desde las dos premisas anteriores y desde una perspectiva puramente teórica, la fórmula no falla. Sin embargo, la realidad es diferente. Muy pocos jóvenes pueden encontrar un empleo estable a los 18 o 20 años que les proporcione un sueldo por encima de los 1.500 o 2.000 € netos todos los meses.

En ese periodo tampoco habrán conseguido unos mínimos de cotización exigidos para tener derecho a una pensión contributiva y el mero deseo de querer retirarse no le da derecho a una no contributiva.

En el mejor de los escenarios posibles, y suponiendo que vivas en casa de tus padres durante todo ese tiempo y compres una casa que pagues con los rendimientos de su alquiler, estaríamos hablando de que, sin aportar nada y con un sueldo elevado, podrías ahorrar en 10 años 200.000 o incluso 300.000 euros.

Es evidente que este dinero, bien invertido, con la vivienda ya pagada y manteniendo una austeridad rígida puede permitirte vivir el resto de los días sin trabajar.

Pero, con una esperanza de vida en España situada ya en más de 80 años y creciendo, según el Instituto Nacional de Estadística, el plan no contempla las posibles necesidades e imprevistos que pudieran surgir. Acontecimientos que no tienen que ver con la austeridad, como hacer frente a una enfermedad o cualquier necesidad vital.

Tampoco se ve muy compatible con la planificación de un futuro que contemple los objetivos de crear una familia y atender a unas necesidades y expectativas que son imprevisibles a tan largo plazo para los hijos.

Los emblemas del movimiento FIRE

Los pocos que dicen haberlo conseguido trascienden a las redes sociales, siendo generalmente los propios narradores de su experiencia. Tal es el caso de Sam Dogen, conocido como Financial Samurai, o también el del canadiense Peter Adeney, Mr. Money Mustache en las redes, que logró ahorrar antes de los 30 años 600.000 dólares.

Sin embargo, el retiro a los 30 no parece tan fácil como quizás el negocio de vender esta idea en las redes y vivir de los rendimientos de un blog. Este parece ser el denominador común de todos los protagonistas de este sueño.