ECONOMÍA

Finanzas sostenibles: la gran apuesta de la Unión Europea

Tiempo de lectura: 5 minutos

Finanzas sostenibles: la gran apuesta de la Unión Europea
Avatar

CaixaBank

22 Mayo, 2019


Cada día es más habitual que los inversores se aseguren de que sus inversiones sean sostenibles, tengan un impacto positivo sobre el medio ambiente, o por lo menos no sean perjudiciales para este. Últimamente, los factores que algunos inversores cada vez tienen más en cuenta en sus decisiones de inversión son la integración de criterios ASG (ambientales, sociales y de gobernanza), así como la valoración de índices de sostenibilidad que miden el rendimiento de las carteras de inversión según estos criterios. Hoy en día existe una gran variedad de índices, con objetivos y calidades muy dispares.

Por este motivo, el Consejo Europeo se encuentra en plena construcción de un nuevo marco regulatorio unificado para unas finanzas sostenibles. A finales de febrero, la presidencia del Consejo, que este semestre corresponde a Rumanía, y el Parlamento Europeo alcanzaron un acuerdo preliminar para crear una nueva categoría de índices de referencia, unificados y fiables, que aporten una mayor información sobre la huella de carbono de una cartera de inversión.

Dos nuevos tipos de índices

Esta nueva categoría incluye dos tipos de índices de referencia financieros de bajo impacto carbónico: por una parte, un índice de referencia de la transición climática, cuyo objetivo es reducir la huella de carbono de una cartera de inversión estándar. Por otra parte, un índice de referencia especial que armoniza las carteras de inversión al objetivo del Acuerdo de París de limitar el aumento de la temperatura mundial a 1,5 °C con respecto a los niveles preindustriales.

El acuerdo prevé la obligatoriedad de que todos los índices contengan información sobre cómo se incorporan en su estrategia de inversión los factores medioambientales, sociales y de gobernanza, y también sobre cómo se aplica la metodología al objetivo último de reducir las emisiones de carbono. La normativa contribuye de esta manera, asegura la Comisión Europea, a los objetivos de la Unión de Mercados de Capitales (UMC) de ligar las finanzas a las necesidades de la economía y la agenda de la UE para el desarrollo sostenible.

La importancia de estos índices de referencia radica en el gran impacto que tienen sobre los flujos de inversión, ya que, tal y como también explica la Comisión, muchos inversores confían en ellos para generar sus productos de inversión, cuantificar la rentabilidad de estos productos, y establecer estrategias de asignación de activos.

En este sentido, Valdis Dombrovskis, vicepresidente de la Comisión Europea, ha asegurado que «gracias a este acuerdo, los inversores dispondrán de dos índices de referencia fidedignos para aplicar sus ambiciosas estrategias en materia de cambio climático. Es un hito del plan de acción de la Comisión para financiar el crecimiento sostenible al participar en la reorientación de los flujos de capital hacia la inversión sostenible». Por su parte, Jyrki Katainen, vicepresidente responsable de Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad, se ha mostrado «satisfecho con el acuerdo alcanzado, que demuestra que nuestra agenda de finanzas sostenibles y su objetivo de crear una Unión de los Mercados de Capitales más sólida pueden trabajar codo con codo».

El acuerdo se encuentra pendiente de su aprobación formal por el Parlamento Europeo y el Consejo, y también abarca otras dos propuestas:

  • Establecer un sistema de clasificación de la UE unificado («taxonomía») de las actividades económicas sostenibles.
  • Mejorar los requisitos de divulgación relacionados con los riesgos y las oportunidades de sostenibilidad.

La Comisión Europea confía en alcanzar un acuerdo definitivo antes de que finalice el actual mandato.