SOSTENIBILIDAD

Generaciones Z y T, lo que la demografía nos dice del futuro

Tiempo de Lectura: 5 minutos

Generaciones Z y T, lo que la demografía nos dice del futuro
Avatar

CaixaBank

30 Octubre, 2019


“Nuestra juventud gusta del lujo y es maleducada, no hace caso a las autoridades y no tiene el menor respeto por los de mayor edad. Nuestros hijos hoy son unos verdaderos tiranos”. Quien así habló no fue el padre de un milenial rebelde. Es una cita que se atribuye al filósofo griego Sócrates, nacido 470 años antes de Cristo. Es más, la frase “la juventud de hoy no será capaz de mantener nuestra cultura” estaba escrita en un vaso de arcilla de hace más de 4.000 años que apareció en las ruinas de Babilonia.

La preocupación por la evolución de las siguientes generaciones no es algo nuevo. Y es natural que sea así. Llevamos miles de años observando con incredulidad los nuevos miembros de la comunidad humana que van surgiendo. Nos cuesta entenderlos y tendemos a hablar de ellos de manera condescendiente e incluso apocalíptica. Sin embargo, si algo nos ha enseñado la historia es que ninguna nueva generación ha logrado poner fin a miles de años de presencia humana en la tierra.

En la actualidad, la generación Z es la que hace que las anteriores se devanen los sesos para comprenderlos. Incluso los niños de la reciente generación T (o generación táctil) despiertan cierta inquietud en sus padres con esa facilidad asombrosa que tienen para manejarse con todo tipo de dispositivos.

Todos ellos son, en cierto modo, ventanas a un futuro que heredarán y que todavía disfrutarán sus padres. Por eso, observarlos ayuda a sus mayores a hacerse una idea de qué les espera cuando sus hijos tomen el mando.

Milenials, los (casi) nativos digitales

Antes de analizar a los jóvenes de las generaciones Z y T, no está de más echar un vistazo a sus antecesores, los milenials. Se trata de la generación nacida entre 1981 y 1996, según la definición de Pew Research Center, y que supone cerca del 24% de la población mundial. Es una cuota mucho mayor que la de los nacidos en la generación X (19,5%) y la de los baby boomers (17%).

Para comprender cómo son los milenials es necesario echar un vistazo a los grandes acontecimientos que sucedieron cuando ellos iban creciendo y que les han marcado, tal como explica un informe de CaixaBank Research. En su caso, son la globalización, la revolución digital y la gran crisis económica de 2008.

Los milenials son la generación que ha visto nacer internet, algo que los ha convertido en una generación hiperconectada, tanto en su faceta personal como profesional. Precisamente su afinidad a la tecnología provoca que prefieran lo inmediato. Por eso valoran la rapidez, la eficiencia, la facilidad y la simplicidad en todo lo que hacen, incluso en el mundo off-line. Es como si estos adultos jóvenes comenzaran a esbozar los rasgos que caracterizarán a sus sucesores, los miembros de las generaciones T y Z, que también ha marcado intensamente la presencia de tecnología en sus vidas.

Existe una tendencia a identificar los milenials como nativos digitales. Sin embargo, esto no es exacto. Habría que esperar a la siguiente generación, la Z, para encontrar esos primeros niños que se criaron desde el principio en una sociedad conectada.

Generaciones Z y T, los auténticos nativos digitales

El uso de las tecnologías de los milenials y el de las generaciones anteriores es uno de los rasgos que más los diferencian. Aunque no conviene perder de vista que todos nacieron en un mundo analógico y se han adaptado a otro digital. Los verdaderos nativos digitales, los que han nacido prácticamente con un dispositivo conectado en la mano, son los pertenecientes a las generaciones Z y T.

Los primeros son los nacidos entre 1997 y 2012, los que se han encontrado internet implantado en todas las facetas de su vida. Según un estudio de McKinsey, se trata de una generación que prefiere el diálogo al conflicto, y que es realista, pragmática e inclusiva. Y, para poner las cosas un poco más difíciles a las generaciones anteriores, que tratan de analizarlos, no les gusta definirse de una sola manera. Por eso huyen de los estereotipos.

También son miembros de la generación Z, como Greta Thungberg, los que reclaman de manera más notoria a sus mayores un cambio que salve el planeta que heredarán. Se trata de una clara muestra de su compromiso medioambiental.

La generación táctil

En cuanto a los recién llegados, también conocidos como los niños de la generación T (o generación táctil), se trata de pequeños que están en internet prácticamente desde que nacen. O incluso antes. Una encuesta señala que el 23% de los bebés tiene presencia en línea incluso antes de llegar al mundo, porque sus padres publican imágenes de las ecografías durante el embarazo.

Se trata de niños que están permanentemente en contacto con dispositivos digitales. Interactúan con ellos con sus propios dedos, de ahí que se les denomine generación táctil. La inmediatez, una vez más, marca sus vidas. Además, hacen un uso tan intensivo de las tecnologías desde pequeños que los expertos aconsejan tomar ciertas medidas para que esto no afecte a su capacidad de tolerar la frustración o incluso de expresarse. Es posible incluso que entre estos pequeños se encuentren ya los primeros representantes del transhumanismo, según el cual hombre y máquina acabarán por fusionarse para ampliar las capacidades del ser humano.

La tecnología, igual que en el resto de las facetas de nuestra sociedad, es uno de los principales factores que definen las nuevas generaciones y que las diferencian entre sí. Esto explica, en parte, que vivamos en un mundo en que lo inmediato se valora cada vez más y en que las relaciones sociales cambian a toda velocidad. Las nuevas generaciones se valdrán en gran medida de esa inmediatez para construir el mundo del futuro. Las antiguas, por su parte, aprenderán a delegar y dejarlo en sus manos. Tal como siempre ha sido.