ECONOMÍA

Nos divorciamos ¿Qué pasa con la hipoteca?

Tiempo de Lectura: 2 minutos

Nos divorciamos ¿Qué pasa con la hipoteca?
Avatar

Bankia

22 Enero, 2018


Muchos pensarán que quien debe encargarse de la hipoteca es quien continúa viviendo en la casa familiar. Sin embargo, esto es erróneo. Hasta 2011 este asunto generaba bastantes dudas, pero quedaron aclaradas por una sentencia del Tribunal Supremo, que estableció que las dos partes de la pareja debían afrontar el pago de la hipoteca.

La decisión del alto tribunal distingue dos tipos de gastos:

  • Aquellos relacionados con la conservación y el mantenimiento del inmueble destinado a la vivienda familiar, los cuales se corresponden con los gastos familiares.
  • Los destinados al pago de las cuotas del préstamo hipotecario, los cuales se resuelven fuera del proceso de divorcio. Estos se incluyen en el proceso de liquidación de bienes gananciales.

El que se queda con la casa ¿paga más?

La respuesta es no. La hipoteca se divide entre las partes de manera equitativa, es decir, 50% cada uno. No se tiene en cuenta quién vive en la casa o si alguno de los dos cuenta con menos ingresos.

¿Qué pasa si uno no paga su parte?

Si esto sucede, hay dos opciones:

  • Hacer frente al pago uno mismo para no perder la casa. Si el banco no recibe el dinero del préstamo, ejecutará la hipoteca.
  • Solucionarlo por vías legales. Se deberá reclamar al juez y en este momento se podrá exigir el pago de su parte. De continuar negándose al pago, se procederá al embargo de bienes.

Si se opta por la primera alternativa, es decir, encargarse del pago de la hipoteca al completo, la mayor parte de la casa corresponde a la persona que asume el pago. En el momento en el que se venda la propiedad, se recuperará la parte que pagada de más anteriormente. Lo mismo ocurre si se decide comprar la parte de la casa a la expareja. Una vez tasada la vivienda, tan solo se pagará el resto, es decir, las cantidades no abonadas.

¿Puedo recurrir a la novación de hipoteca?

Cuando el divorcio es de mutuo acuerdo, los cónyuges pueden efectuar una novación de la hipoteca. La novación consiste en modificar los titulares del préstamo y que sea uno de ellos quien se encargue al completo de pagar la hipoteca.

Para llevarla a cabo es necesario comunicárselo al banco, ya que el proceso lleva una serie de costes. Además, para asegurarse de que se cumple con el pago, la entidad financiera pedirá al deudor titular una serie de garantías.