alta velocidad

10 Marzo, 2020

¿Cuándo va a llegar el 5G a España?

Llevamos años oyendo hablar de él, y ha sido el protagonista de las dos últimas ediciones del Mobile World Congress, pero aún está dando sus primeros pasos en España. Nos referimos a la quinta generación de comunicaciones inalámbricas, el 5G, que va a permitir la navegación a una velocidad tan alta que el uso de los dispositivos móviles va a ser totalmente distinto. Su implantación se ha prolongado más de lo inicialmente anunciado, básicamente por las dificultades de las operadoras de telecomunicaciones de asegurarse el retorno de las inversiones multimillonarias que exige, pues es necesario multiplicar el número de antenas de telefonía móvil desplegadas en el territorio. Los datos en 2G permitieron cargar las páginas web relativamente básicas de manera eficaz desde cualquier teléfono móvil. Luego apareció el 3G, que, entre otras cosas, contribuyó al auge de los podcasts: la descarga de programas de audio por Internet resolvió los problemas de usabilidad asociados con la transferencia de MP3. En la actualidad, el 4G/LTE hace que la velocidad de descarga del vídeo en el móvil sea tolerable y nos brinda los primeros atisbos de lo que está por llegar: el consumo masivo de la realidad aumentada y virtual, y la conexión de distintos dispositivos, lo que llamamos el Internet of Things (IoT). El 5G es la quinta generación de las tecnologías y estándares de comunicación inalámbrica, un desarrollo o evolución del actual 4G/LTE. El estándar oficial del 5G ya ha sido aprobado, y promete ser entre 10 y 20 veces más rápido que las actuales conexiones móviles. Se espera que la tasa de datos sea de 10 a 100 veces mejor que las actuales redes 4G, 4g+ o LTE. La velocidad máxima que el 5G será capaz de ofrecernos estaría rondando los 10 Gbps, superior a la que hoy ofrece la fibra óptica. Para hacernos una idea, el 5G permitirá cargar vídeos en Ultra HD o modelos en 3D en pocos segundos. También ofrecerá la posibilidad de tener más dispositivos conectados simultáneamente, concretamente hasta 100 dispositivos a la vez por celda o nodo en un metro cuadrado. Se trata de un salto cualitativo que vinculará a las personas con todo aquello que les rodea. Un escenario para esta característica sería, por ejemplo, el de un estadio deportivo, donde miles de personas podrían interactuar simultáneamente con cualquier evento que se desarrolle en vivo a través de sus teléfonos móviles. Finalmente, otra de las ventajas del 5G es que conseguirá reducir el consumo energético en un 90%, lo que permitirá una mayor autonomía de las baterías con la misma capacidad.Diversos proyectos de la Unión Europea, como 5GCity, analizan y promueven el impacto social de esta nueva tecnología. Además de mejorar la conectividad y permitir nuevos servicios, el 5G mejorará la calidad de vida de los ciudadanos, por ejemplo, permitiendo el acceso a una sanidad de primera calidad, que posibilitará intervenciones quirúrgicas a distancia minimizando el riesgo. Las ciudades inteligentes, por otro lado, gestionarán de manera más eficiente la circulación de vehículos o la recogida de residuos, e impulsarán medidas pioneras con relación a los servicios sociales o la atención a las personas. Otra importante aplicación del 5G atañe a la protección de datos del usuario. El aumento de la capacidad de la red permite multiplicar la potencia de los nodos locales, de manera que no hace falta transportarlos a una red general para hacer autentificaciones u otras operaciones. Esto limita la vulnerabilidad en el tratamiento de grandes cantidades de datos.El estándar existe, y tanto las operadoras como los fabricantes de móviles empiezan a anunciar su implantación. Los primeros móviles en soportarlo ya han sido presentados, y diversas operadoras ya han puesto en marcha sus ofertas. A juzgar por los anuncios de las operadoras y la puesta en marcha de los proyectos reseñados, parece que el 2020, esta vez sí, el 5G se desplegará definitivamente en España, aunque la consolidación puede tardar todavía un tiempo. ¿Están preparados para disfrutar de la navegación a la velocidad de crucero?

INNOVACIÓN
17 Julio, 2019

“Debemos valorar a los inventores nacionales para no ser un país productor de las ideas de otros”

Juan Vicén, cofundador y CMO de Zeleros, empresa que desarrolla el sistema de transporte Hyperloop en España, ganadora de los Premios EmprendedorXXI en la Comunidad Valenciana.“El potencial de una red de Hyperloop a nivel global permitiría conectar ciudades y centros logísticos en cuestión de minutos”Los aviones o los trenes de alta velocidad han revolucionado por completo nuestra forma de viajar y de percibir el espacio. Desplazarse en cuestión de horas a ciudades lejanas era una utopía hasta hace un siglo. Ahora, estamos a las puertas de otra gran revolución tecnológica del transporte, la que protagonizará el sistema Hyperloop. Esta tecnología reducirá aún más los tiempos y las distancias y transformará por completo nuestro concepto de desplazamiento. El sistema cuenta con 200 años de historia, pero el empresario estadounidense Elon Musk lo rescató en 2013. La empresa española Zeleros es la responsable de la implantación en España de este sistema pionero. Zeleros nació como un proyecto universitario y ha ido evolucionado hasta convertirse en lo que es hoy, una empresa tecnológica de nivel internacional. La empresa ha sido la ganadora de los Premios EmprendedorXXI en la Comunidad Valenciana, galardón que CaixaBank otorga anualmente con la intención de dar apoyo y visibilidad a proyectos innovadores. Juan Vicén es cofundador y responsable de marketing (CMO) de la compañía.¿Qué es Hyperloop y cuál es su principal potencial? Hyperloop es un método de transporte que cuenta con más de 200 años de antigüedad. Aunque existen diferentes conceptos, la definición de Hyperloop se basa en tuberías a reducida presión dentro de las cuales viajan cápsulas de pasajeros o mercancías a velocidades de hasta 1.000 km/h (superiores a las de un avión) y alta frecuencia (cada 2 o 3 minutos, como un metro). El potencial de una red de Hyperloop a nivel global permitiría conectar ciudades y centros logísticos en cuestión de minutos, incrementando la competitividad de las naciones y la eficiencia de los sistemas convencionales. ¿Cómo revolucionará esta tecnología el sistema de transportes en el mundo? El desarrollo de Hyperloop va a depender en gran medida del impulso de la industria, de las empresas desarrolladoras de Hyperloop y de las naciones. No obstante, debe haber una coordinación entre todos los stakeholders implicados para conseguir un sistema óptimo si queremos conectar el mundo. Por ello la estandarización cobra especial relevancia en este nuevo mercado. Si algo hemos aprendido de la industria ferroviaria es que la existencia de diferentes anchos de vía puede causar pérdidas multimillonarias a las naciones y limitar su crecimiento. Zeleros ha apostado desde el principio por cooperar con los demás desarrolladores de estos sistemas y establecer junto a instituciones como la Unión Europea esas pautas que garantizarán la seguridad y la interoperabilidad. De momento, tanto empresas europeas como canadienses estamos unidas en este proceso.¿Cuál creéis que será su impacto en España? En España estamos muy bien posicionados a nivel internacional en materia de Hyperloop. Contamos con el apoyo de los ministerios de Ciencia y de Fomento para su regulación y, en cuanto a desarrollo, somos uno de los polos más importantes de Europa. Si algo tenemos en España es experiencia sobrada en materia ferroviaria, energética y de infraestructuras; y desde Zeleros apostamos por liderar el desarrollo tecnológico. Estamos convencidos de que las buenas ideas no solo se generan al otro lado del charco, y que debemos valorar a los inventores nacionales si queremos generar valor y no ser un país productor de las ideas de otros. A nivel de implantación, también estamos evaluando posibles rutas y no descartamos la creación de proyectos piloto que deriven en infraestructuras de larga distancia, aunque esto dependerá de muchos factores. El mercado es, sin duda, internacional, y nuestro enfoque es global. ¿Qué diferencias hay entre vuestra propuesta y otras que se están llevando a cabo en otros países como Japón y China? Normalmente, los sistemas que ya existen en China y en Japón consisten en situar bobinas de cobre a lo largo de toda la infraestructura, y sirven para propulsar y hacer levitar el vehículo. El problema de estos sistemas es su elevado coste, porque exige la instalación de material a lo largo de todo el recorrido. Existen pocas rutas, y hasta ahora la mayor distancia cubierta es de 30 kilómetros. En Zeleros identificamos que eso suponía un problema a la hora de crear recorridos de larga distancia, así que creamos un sistema en el que la levitación y la propulsión ya están en el vehículo. Nuestro objetivo es ofrecer la mejor experiencia de usuario: que los pasajeros no tengan que subirse al Hyperloop con trajes de astronauta y que, en caso de emergencia, simplemente bajen las mascarillas como ocurre, por ejemplo, en un avión.¿Por qué es tan importante para vuestro proyecto establecer sinergias con otras empresas como Renfe o Siemens? Nuestro objetivo no es reinventar la rueda, sino hacer uso de las tecnologías existentes para acelerar el desarrollo del sistema. Vemos clave la participación de socios industriales en todos aquellos campos que involucran a Hyperloop. Es esa visión global la que nos está permitiendo crecer rápido y llegar a sistemas del más alto nivel tecnológico. Creemos, además, que en España contamos con empresas líderes en el sector de ferrocarriles e infraestructuras, y que es muy importante combinar su experiencia en los respectivos sectores con nuestra agilidad y visión de conjunto. Zeleros promueve una nueva pista de pruebas de este tipo de tecnología en Sagunto. ¿Cuáles son las novedades de esta propuesta en el entorno Hyperloop? En Sagunto tenemos proyectada una pista piloto de 2 kilómetros a escala mediana para finales de 2019. Nuestro objetivo es integrar todos los subsistemas en un vehículo y demostrar su funcionamiento y eficiencia a alta velocidad. Se trata de una infraestructura única en el mundo que posicionará a España a la cabeza del desarrollo de Hyperloop. Los resultados de este primer piloto servirán para testar todas las tecnologías de Hyperloop (tanto las propias de Zeleros como las que ya existen en el mercado), demostrando la eficiencia de nuestro sistema para que sirva de base para la pista a tamaño real.¿Cómo fue pasar de un proyecto universitario a un proyecto empresarial en el sector del transporte llamado de alta velocidad? Al principio no fue nada fácil. Por suerte, contamos con un proyecto apasionante y conseguimos que profesionales del más alto nivel apostaran por nosotros. El siguiente paso fue conseguir un comité asesor con personalidades influyentes que nos aconsejara en materias clave para el proyecto, como la inversión, las finanzas, la investigación o la implementación de proyectos de gran escala. Y finalmente ─y esto quizás ha sido lo más decisivo─, encontramos una propuesta de valor lo suficientemente sólida como para ganar la credibilidad de inversores y socios tecnológicos. Sin duda, cuando echamos la vista atrás y vemos todo lo que hemos crecido, es un orgullo ver que estamos generando industria y empleo de alto valor añadido en España con un proyecto tecnológico pionero que, además, está promoviendo también la aparición de nuevos proyectos que sitúan España ─y Valencia─ en el mapa de la innovación. ¿Qué os ha aportado como empresa ser uno de los ganadores de los Premios EmprendedorXXI? Para Zeleros es un honor recibir un galardón de este tipo, es un empujón más que nos ayuda en nuestra carrera para desarrollar un sistema de transporte más rápido y sostenible, y nos motiva a seguir trabajando duro por hacerlo una realidad.

CORPORATIVO