Buenas perspectivas para el consumo

07 Noviembre, 2017

Buenas perspectivas para el consumo


Las previsiones apuntan a que el consumo de los hogares, que supone casi el 60% del PIB, seguirá creciendo durante los próximos meses tal y como ha sucedido de forma ininterrumpida desde mediados de 2013. El último Informe Mensual de CaixaBank Research prevé que la tendencia positiva se mantenga y que siga registrando avances sólidos; en concreto, del 2,6% en 2017 y del 2,4% en 2018.

«Todos los factores subyacentes apuntan en la buena dirección», asegura en el Informe Mensual Judit Montoriol-Garriga, del Departamento de Macroeconomía de CaixaBank: «La creación de empleo sigue a buena marcha, se esperan moderados crecimientos salariales en un contexto de baja inflación, la confianza está en máximos y las condiciones financieras son favorables». Así, todo parece indicar que estos factores seguirán apoyando el consumo —en especial el de bienes duraderos— durante los próximos trimestres.

Alza y transformación digital del consumo en España

En efecto, el ritmo de avance del consumo ha sido más vigoroso de lo esperado y ha llegado a superar el registrado en el conjunto de la eurozona. Sin embargo, también es justo señalar que éste todavía se encuentra un 3,9% por debajo del nivel máximo alcanzado antes de la crisis, debido al intenso ajuste que se experimentó durante la recesión.

Una recuperación heterogénea

Aunque la recuperación del consumo está siendo generalizada, es «también heterogénea, según las características sociodemográficas de los hogares», alertan Anna Campos y Clàudia Canals en el Informe Mensual de CaixaBank Research. «La evolución del mercado laboral, la temporalidad y la creación de nuevos hogares marcarán la continuidad de esta recuperación», afirman.

Por una parte, «la elevada tasa de temporalidad sigue siendo un lastre para la recuperación del consumo, ya que, generalmente, los contratos temporales suelen ir asociados a salarios más bajos», explican Campos y Canals. Por otra parte, la fuerte irrupción de las nuevas tecnologías, especialmente el comercio electrónico (e-commerce) y el consumo colaborativo, suponen un cambio de paradigma en los hábitos de consumo, especialmente entre los más jóvenes.

La digitalización, cambio de paradigma

Lo que está haciendo esta digitalización del consumo es transformar todas las fases del proceso de compra tradicional. «En primer lugar, porque otorgan a los consumidores un papel cada vez más relevante» y, a medida que están más conectados, también un «mayor poder de decisión», explica Roser Ferrer en el Informe Mensual. Los consumidores pueden comprar en cualquier momento y desde cualquier lugar, personalizar cada vez más los productos y servicios que consumen, devolver los que no desean y compartir sus experiencias en las redes sociales. Es más, han incorporado a sus expectativas esta mayor conveniencia: esperan que todos los procesos de compra, tanto online como offline, sean igual de rápidos y eficientes.

Alza y transformación digital del consumo en España

En definitiva, buenas previsiones generales para un consumo que las nuevas tecnologías digitales están cambiando de forma radical. «Hacer que esta transformación digital alcance todo su potencial dependerá de cómo se gestionen ciertos desafíos, como la garantía de la seguridad y la privacidad digital de los consumidores, la adaptación del marco legal a un entorno de rápido cambio, o la gestión del impacto de las nuevas tecnologías sobre el empleo», concluye Roser Ferrer.


COMENTARIOS

2 opinión en Buenas perspectivas para el consumo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *