ECONOMÍA

La alta deuda universitaria, un problema para la economía de Estados Unidos

Tiempo de lectura: 2

La alta deuda universitaria, un problema para la economía de Estados Unidos
Avatar

Bankia

14 Enero, 2020


La situación existente, en muchos casos, obliga a los jóvenes a dejar sus estudios antes de graduarse. Por otro lado, los que logran licenciarse se ven forzados a pagar los créditos que han solicitado para costear las matrículas académicas y el resto de los gastos que se generan durante su estancia en el campus universitario.

Al hablar de deuda estudiantil en Estados Unidos hacemos alusión a la cantidad de dinero que se ven obligados a solicitar los estudiantes o sus familias para pagar los gastos establecidos por las universidades del país. La cantidad que necesitan, generalmente, la consiguen mediante un crédito o préstamo estudiantil.

¿Por qué se produce esta situación en Estados Unidos?

Los estudiantes, al ingresar en una universidad y durante su estancia en esta, deben pagar un conjunto de conceptos: la matrícula, la residencia, la alimentación, el transporte… El problema radica en que estos costes, en EEUU, no son asumibles por la gran mayoría. Según El Confidencial, desde 1978, el precio de la comida ha crecido un 244%; el gasto médico, un 601%, mientras que los estudios universitarios han aumentado su precio en un 1.120%.

Por ejemplo, en la Universidad Estatal de California, cerca 50.000 alumnos duermen en coches y furgonetas en los alrededores del campus y se asean en gimnasios, ya que al alto precio de la matrícula se suman los alquileres excesivos de esta zona del país.

Según los datos ofrecidos por la Reserva Federal, alrededor de 45 millones de ciudadanos estadounidenses están endeudados por los préstamos estudiantiles. La deuda estudiantil ha alcanzado una cifra de 1,6 millones de dólares en 2019, el equivalente a 1,4 millones de euros, el doble que hace una década. Una cifra que supera, por ejemplo, el PIB de España.

Las autoridades de Estados Unidos han mostrado su preocupación por el crecimiento de la deuda estudiantil, entre otros aspectos, porque cada día aumenta más el número de personas que no cumplen con los plazos fijados para el pago de su deuda.

De este modo, se ha incrementado la morosidad; la cantidad que han dejado de pagar los estudiantes alcanzó su cota superior, la cual se aproxima a los 104 millones de euros. Una matrícula de una licenciatura privada ronda los 31.520 euros anuales, según El Confidencial. Se estima que 44 millones de estadounidenses deben 33.321 euros de media cada uno solo por haber asistido a una universidad. De estos 44 millones, el 25% supera los 45 años. 2,7 millones de estas personas deben cantidades superiores a los 90.000 euros. Más de un 20% se declara insolvente. Brookings Institution prevé que para 2023 la tasa de insolvencia crezca al 40%.

Cuando no pueden pagar sus deudas, algunos deciden abandonar su país.

El ejemplo del Berea College

A pesar de la situación del resto de las universidades del país, en el estado Kentucky se encuentra la universidad privada Berea College, fundada en 1855. Tal y como señala la BBC, el centro brinda acceso gratuito a la educación a algunos de sus estudiantes. El requisito que deben cumplir es trabajar al menos 10 horas semanales para la institución.

Los mismos alumnos trabajan en la sede universitaria con el fin de contribuir a su mantenimiento y preservación. Asimismo, Berea cuenta con un fondo financiero protegido de alrededor de 1.200 millones de dólares. De este, anualmente se retiran unos 60 millones destinados a mantener la gratuidad de la educación.

Con las elecciones presidenciales a la vista

Los principales candidatos demócratas tienen en sus agendas este problema. Bernie Sanders ha propuesto cancelar toda la deuda estudiantil y financiarla a través de un impuesto a Wall Street. Elizabeth Warren ha sugerido una fórmula similar: cancelar el 95% de la deuda y pagarla con un impuesto del 0,1% a las rentas más ricas. Por último, Pete Buttigieg, que a sus 37 años aún cuenta con una deuda estudiantil de 117.000 euros, cancelaría la deuda para alumnos de rentas bajas.