economía

22 Marzo, 2019

Jeddah Tower, el próximo techo del mundo, tendrá un kilómetro de altura

El proyecto costará más de 2000 millones de dólares y debería estar terminado para 2021 Yeda es una ciudad de Arabia Saudí que acaba de estrenar su primer cine. Además, Yeda es conocida por su centro histórico Patrimonio de la Humanidad y por ser el punto de partida de miles de peregrinos que marchan hacia La Meca y Medina. Sin embargo, el acceso de los saudíes al séptimo arte o las caravanas de fieles no serán las principales noticias que leeremos sobre la histórica Yeda en los próximos tiempos. Se espera otra mucho más impactante: la inauguración de Jeddah Tower, también conocida como Kingdom Tower. Será el rascacielos más alto del mundo, con algo más de un kilómetro de altura. El problema es que no se sabe muy bien cuándo se podrá cortar la cinta que dé acceso a este coloso, capaz de hacer palidecer al mismísimo Burj Khalifa, un mastodonte de 829 metros de altura que hoy reina desde las alturas de la vecina Dubái.En un principio, la construcción de Jeddah Tower debería haber finalizado ya en 2018. Sin embargo, una caída en los ingresos procedentes del petróleo obligó a que en 2017 se anunciara que su fecha de entrega se demoraría a 2019. El caso es que, a día de hoy, no se espera su inauguración hasta 2021. La evolución de las obras es un misterio del que no se han tenido noticias oficiales desde febrero de 2018, cuando se habían levantado algo más de 60 plantas de las 169 previstas. En cualquier caso, todo lo que rodea a esta obra es impresionante. El edificio prevé albergar un hotel, oficinas, viviendas, centros comerciales y una terraza-observatorio situada a 644 metros sobre el suelo. Hay que tener en cuenta que el observatorio más elevado del Empire State Building se encuentra a 373 metros. Para dar servicio a todas las plantas, Jeddah Tower contará con 59 ascensores, que podrán alcanzar una velocidad de 36 km/h. Esto quiere decir que los visitantes podrán llegar a la terraza-observatorio, situada en las plantas 157 y 158, en poco más de un minuto. En total, sumará 439 apartamentos, 200 habitaciones de hotel y más de 2200 plazas de garaje. El desarrollo completo del complejo del que forma parte Jeddah Tower ocupará una superficie bruta de 8,1 millones de metros cuadrados. De ellos, unos 244 000 corresponderán a la torre. Construirlo costará unos 2000 millones de dólares.La construcción del edificio más alto del mundo forma parte de un nuevo concepto de ciudad que se está promoviendo en Yeda. Más allá de su consideración como punto caliente de peregrinaciones, la urbe aspira a convertirse en un foco económico más dentro del proyecto Saudi Vision 2030. Este plan del Gobierno de Arabia Saudí tiene como objetivo diversificar la economía del Estado y reducir su dependencia del petróleo. Dentro de esta estrategia, Yeda aspira a convertirse en un foco de poder económico global y posicionarse en la escena internacional de ciudades modernas, a imagen y semejanza de Dubái. La construcción de Jeddah Tower forma parte de la nueva Jeddah Economic City, la nueva ciudad financiera de Yeda, que planea ofrecer en un solo lugar todo lo que se pueda necesitar para alojarse, trabajar e incluso disfrutar del tiempo de ocio.Aunque de manera oficial Jeddah Tower será el edificio más alto del mundo, Dubái se resiste a ceder el trono que hoy ocupa con su Burj Khalifa. De hecho, actualmente su suelo alberga ya la construcción de otro coloso que podría amenazar el récord al que aspira Jeddah Tower. Dubai Creek Tower es un proyecto de Santiago Calatrava cuya envergadura final será una incógnita prácticamente hasta el día en que se finalicen sus obras. Un hito que se espera para 2021. Lo único que se sabe por el momento es que será más alto que el Burj Khalifa. Esto quiere decir que medirá, como mínimo, 829 metros. El por qué de tanto secretismo hay que buscarlo precisamente en la competición frenética de las ciudades por albergar el rascacielos más alto del planeta. Los promotores de Dubái Creek Tower no revelan la altura que alcanzará el edificio precisamente para evitar que otros se les adelanten en la carrera por erigir el techo del mundo. Por el momento, el arquitecto responsable de los edificios Burj Khalifa y Jeddah Tower, Adrian Smith, sitúa los límites técnicos en altura a la hora de construir una de estas moles en una milla (1,6 kilómetros). Por su parte, los económicos se encontrarían en torno a un kilómetro, que es lo que alcanzará su coloso en Yeda, siempre que su construcción se llegue a completar. De hecho, considera que el negocio realmente está en las torres pequeñas más que en las grandes, ya que estas últimas rara vez constituyen una inversión rentable por sí solas. ¿Quién ganará la competición por ser el rascacielos más alto del mundo? ¿Veremos alguna vez finalizada la imponente Jeddah Tower? El tiempo dirá si se verá o no este impresionante coloso con forma de aguja convertido en realidad. Para entretener la espera, los habitantes de Yeda podrán disfrutar de su recién estrenado cine e incluso soñar que, dentro de pocos años, un gigantesco mono se abrazará al vértice de Jeddah Tower, el rascacielos más alto del mundo.

INNOVACIÓN
03 Septiembre, 2018

¡Cómo hemos cambiado! Nuevas tendencias para la vuelta al cole

El verano llega a su fin y los más pequeños y los adolescentes vuelven al colegio. Es la época de la vuelta al cole, el periodo de preparación en el que se adquiere y se organiza todo el material escolar necesario para empezar el curso con buen pie. Esta vuelta al cole será muy diferente a la de años atrás, y es que no hace falta remontarse a épocas muy lejanas para ser consciente de cómo ha cambiado. Un ejemplo sencillo: más de uno se acordará cuando salía a escribir en la pizarra con tiza o cuando la mano se resentía tras un largo examen. Estas prácticas que formaban parte del día a día en clase están dejando de serlo. Todos los sectores se ven sometidos a una constante evolución, incluido el de la educación. Por esa razón, es inevitable encontrarse con nuevos escenarios educativos influidos por las nuevas tecnologías y que, por consiguiente, también afectan a la cesta de la compra para la vuelta al cole.El uso de las tecnologías en el contexto académico no es algo nuevo. Hace muchos años que se utilizan artículos como procesadores de texto, calculadoras u ordenadores para realizar tareas puntuales. Sin embargo, la aparición de Internet y las tecnologías móviles han generado un cambio significativo. Según un estudio del Ministerio de Educación y Formación Profesional, en el curso 2016-2017 los colegios españoles disponían de un ordenador por cada tres alumnos. Además, apuntó que los dispositivos portátiles representaban casi la mitad de los equipos disponibles, con un 48,5% del total. Es importante destacar que no solo el ordenador ha tomado relevancia. La tecnología digital también ha incorporado otros dispositivos novedosos como las pizarras interactivas o las aulas virtuales, con la finalidad de hacer más cómoda y llevadera la experiencia educativa. La digitalización también ha llegado a los libros de texto y, de hecho, cada vez hay más escuelas e institutos que apuestan por el formato digital. Esto también afecta a los bolsillos de las familias, ya que el uso de este tipo de soporte permite ahorrar la mitad en la compra de libros. De hecho, los expertos del II Congreso del Libro Electrónico apuntan que el libro electrónico puede llegar a suponer un ahorro de hasta un 90%, un dato importante si tenemos en cuenta que, según la OCU, los precios de los libros de enseñanza obligatoria en 2018 han subido más de un 4%. En total, la organización calcula que cada estudiante gastará de media 200 euros en libros de texto.Si hace unos años la práctica más habitual para adquirir el material escolar era en la tienda física, ahora el comercio electrónico está ganando terreno. La cesta de la compra física se digitaliza con la vuelta al cole. Los datos hablan por sí solos: según un estudio de Amazon, el 57,4% de los padres compra los libros de texto de sus hijos a través de internet. Por otra parte, el 42,6% de los encuestados consideran que el ahorro es el principal atractivo para comprar en línea, y no es para menos, ya que cada vez son más las empresas que aplican descuentos adicionales con motivo de la vuelta al cole. Economía colaborativa Uno de los modelos de consumo que ha traído consigo el auge tecnológico ha sido la economía colaborativa, que consiste en prestar, alquilar, comprar o vender productos en función de las necesidades específicas sin que el dinero sea el único valor de cambio válido para las transacciones. ¿Cuántas veces hemos acumulado artículos escolares que se han quedado obsoletos y no hemos sabido qué hacer con ellos? En los últimos años, los padres han visto en la economía colaborativa una buena oportunidad para dar solución a este problema y dar una nueva vida a los materiales escolares que ya no utilizamos. Este tipo de economía permite, por una parte, vender productos que ya no se utilizan y, por la otra, adquirir productos escolares a precios más baratos. Por esa razón, cada vez son más los que se unen a esta tendencia cuando se acerca la vuelta al cole. Más allá de las aplicaciones de segunda mano ya conocidas, como, por ejemplo, Wallapop, existen plataformas específicas como Donaz o Bolsa de Libros que permiten intercambiar libros a precios rebajados mediante un sistema de trueque. Según un estudio realizado por Digilant, el 40% de los padres empiezan a comprar en julio frente a un 23% que prefiere esperar al último momento. Si perteneces a este último grupo, todavía estás a tiempo de ahorrar con la vuelta al cole si sigues algunos prácticos consejos. Tampoco te olvides que CaixaBank te ofrece “Mi Hucha”, un servicio sin coste que te ayudará a ahorrar y a gestionar tu economía. ¡Que tengas una gran vuelta al cole!

CORPORATIVO