ECONOMÍA

¿Qué pasa con el agua tras caer por las tuberías?

Tiempo de Lectura: 2 minutos

¿Qué pasa con el agua tras caer por las tuberías?
Avatar

Laura Monterroso Pérez

Gestión Ambiental Bankia

12 Junio, 2017


Sorprende saber que en la actualidad más de 663 millones de personas viven sin suministro de agua potable en sus casas, lo que provoca más de 800.000 muertes cada año, según los datos de Naciones Unidas (ONU).

Una gestión eficiente, sostenible y equitativa del agua es uno de los mayores retos del siglo XXI. De hecho, entre los 20 Objetivos del Desarrollo Sostenible de la ONU se encuentra el de mejorar la calidad del agua, reducir la contaminación, eliminar los vertidos y aumentar sustancialmente el reciclaje y la reutilización segura del líquido elemento. El fin es que en el año 2030 toda la población mundial tenga acceso a agua potable, aspecto clave para erradicar la pobreza extrema.

A nivel mundial, la gran mayoría de las aguas residuales de ciudades, industrias y agricultura vuelven a la naturaleza sin ser tratadas, deteriorando los ecosistemas. Es importante invertir los medios necesarios para que estas se depuren, pero, además, es necesario buscarles usos alternativos.

Aunque el reciclaje es un término que suele utilizarse más comúnmente para residuos, el agua también puede ser reciclada. Esto supone la reutilización de las aguas residuales ya tratadas para, por ejemplo, regar campos de golf o áreas paisajísticas. También hay otros usos posibles en procesos industriales y en las ciudades. Las aguas grises pueden ser usadas para inodoros, lavado de vehículos o riego de jardines.

La huella hídrica

Algunas empresas y organizaciones calculan su huella hídrica, un indicador que aporta información sobre cómo usan el agua y cómo la contaminan tras su proceso productivo. Calcular esta huella es una forma de tomar conciencia respecto a cómo puede mejorarse la gestión de este recurso dentro de una organización de cara a ser más sostenible y, además, ahorrar costes.