ECONOMÍA

Guía para invertir en momentos de incertidumbre

Tiempo de Lectura: 4 minutos

Guía para invertir en momentos de incertidumbre
Avatar

CaixaBank

14 Marzo, 2022


La ofensiva lanzada por Rusia sobre Ucrania el pasado 24 de febrero provocó un tsunami financiero. Las bolsas mundiales experimentaron bruscos movimientos a la baja, los precios de la energía, especialmente el gas y el petróleo, se dispararon y la recuperación de la economía de la eurozona, lastrada por dos años de pandemia, empezó a verse amenazada.

En momentos como el actual, cuando la incertidumbre y la volatilidad son elevadas, es fundamental tomar decisiones racionales de inversión. Para ello, es importante tener en cuenta una serie de premisas.

Cuatro consejos

Mantén la perspectiva de largo plazo: en períodos largos es más difícil experimentar pérdidas, porque la probabilidad de obtener pérdidas y ganancias extremas se reduce.

Evita salir del mercado en momentos de alta volatilidad: recuerda que después de grandes caídas suelen venir periodos de grandes subidas. Si pierdes una buena jornada alcista, pierdes gran parte de la rentabilidad global de la inversión.

No te dejes llevar por decisiones emocionales motivadas por movimientos bruscos del mercado, ya que te alejan de tus objetivos de inversión.

Delega en gestores profesionales, que cuentan con conocimiento y experiencia para manejar este tipo de situaciones y saben moverse en el largo plazo.

Cinco errores a evitar

La psicología y las finanzas conductuales suelen hacer acto de presencia en tiempos convulsos y nos empujan a tomar decisiones de manera irracional. Es entonces cuando aparecen los efectos de sesgo. Conocerlos te ayudará a evitarlos:

Efecto cámara de eco. Los medios de comunicación y las redes sociales amplifican el impacto de determinadas noticias y acontecimientos, como sucede ahora con el conflicto entre Rusia y Ucrania. No tenemos que olvidar que esta es una noticia que impacta en los mercados, pero no es el único factor que determina su evolución.

Comportamiento en masa. Aparece cuando aceptamos como válidos los razonamientos o las ideas de la mayoría sin pararnos a analizar si son correctos desde el punto de vista lógico. Un ejemplo muy claro es cuando decidimos deshacer posiciones porque los demás lo hacen.

Efecto miopía. Provoca que los inversores a largo plazo evalúen el valor de su cartera y sobrerreaccionen a noticias y eventos que se están produciendo en el corto plazo. Si la bolsa cae hoy un 3 %, ¿deberías deshacer esa cartera en la que has invertido para tu jubilación? La respuesta es no.

Sesgo de disponibilidad. Sucede cuando le damos mayor importancia a una noticia reciente que al contexto en general, por lo que no contemplamos todas las posibilidades a la hora de decidir. Es como si optamos por no invertir nunca más en renta variable el día que la bolsa baja mucho.

Aversión a la pérdida. Psicológicamente tendemos a ver la pérdida con el doble de valor que la ganancia, lo que nos lleva a elegir no perder antes que ganar cuando tenemos que tomar una decisión de inversión.

Como en la vida en general, en la inversión, las prisas no suelen ser buenas consejeras. Siempre es mejor poner las cosas en perspectiva, meditar bien antes de tomar una decisión que afecte a nuestras posiciones y revisar con nuestro gestor nuestra planificación financiera y los objetivos de inversión.