ECONOMÍA

Microcréditos: qué son y qué ventajas tienen

Tiempo de Lectura: 4 minutos

Microcréditos: qué son y qué ventajas tienen
Avatar

CaixaBank

25 Mayo, 2022


Hay ideas que merecen la pena y solo necesitan un poco de apoyo para realizarse. Lo saben bien los emprendedores, estudiantes y familias que buscan ese impulso que les ayudará a poner en marcha su negocio, a ampliar sus estudios o llevar a cabo sus proyectos.

Los microcréditos se han convertido en la puerta de entrada de muchos de estos proyectos, incluso cuando la financiación no parece fácil de conseguir.

¿Qué es un microcrédito?

Se trata de préstamos de pequeño importe, sin garantía real, que facilitan el acceso a la financiación de personas que, por sus circunstancias, tienen dificultades para obtenerla a través del sistema bancario tradicional.

Los microcréditos pueden financiar actividades y proyectos muy diversos. Desde formación hasta el inicio o la ampliación de una empresa, o la reparación inesperada en la vivienda.

Con la financiación mediante microcréditos, las entidades que los otorgan quieren contribuir a generar un impacto social fomentando el desarrollo del tejido empresarial y la aparición de nuevos negocios, así como la educación de las personas y la calidad de vida de las familias, especialmente en momentos en los que la economía familiar se resiente.

Características de los microcréditos

Desde que Muhammad Yunus y su Banco Grameen popularizaran los microcréditos en los años 70 del pasado siglo, entidades bancarias y otros organismos como ONG han puesto en marcha sus propios programas microfinancieros por todo el mundo.

Las condiciones de los microcréditos varían de una entidad a otra, aunque tienen una serie de elementos en común que caracterizan a este tipo de financiación y la distinguen de otros productos financieros:

Garantías: normalmente no se exigen garantías o avales para acceder a un microcrédito. Eso no quiere decir que no se necesite cierto papeleo, ya que se suele solicitar un plan de negocio viable en el caso de los emprendedores o incluso documentación que justifique el objetivo al que va destinado el préstamo.

Cuantía del microcrédito: se trata de préstamos que se conceden por cantidades de dinero reducidas. Para hacernos una idea, el importe medio de los microcréditos concedidos por MicroBank a negocios en 2021 se situó en torno a los 12.800 euros. En el caso de las familias, la media fue de 6.296 euros.

Duración del préstamo: la duración de los microcréditos también suele ser limitada en el tiempo, aunque los plazos varían en función de la entidad y también del destino del préstamo. Por ejemplo, en el caso de microcréditos concedidos a negocios en Europa, su duración media es de 42,5 meses, mientras que la de los microcréditos personales apenas llega a los 33,5 meses, según la última encuesta publicada por la Red Europea de Microfinanzas.

Carencia: el periodo en el que el prestatario está exento de abonar cantidad alguna por el pago de intereses o capital del microcrédito suele ser más elevado que en otro tipo de productos financieros. La duración de este periodo también varía en función del objetivo del préstamo. Así, puede oscilar entre unos meses en el caso de negocios y varios años en el caso de estudiantes que financian su educación.

Ventajas de los microcréditos

Todas estas características convierten a los microcréditos en productos adecuados para aquellas personas que desean o necesitan acceder a financiación, pero no cumplen con los estándares requeridos para beneficiarse de los productos convencionales.

Estos pequeños préstamos ofrecen liquidez en momentos críticos, como pueden ser la creación o ampliación de una empresa, o durante periodos de disminución de ingresos y gastos imprevistos en el caso de las familias. Solo en 2019, hasta 1,2 millones de prestatarios disfrutaban de las ventajas de un microcrédito en Europa, según la Red Europea de Microfinanzas.

Aunque esa es la principal ventaja de los microcréditos, lo cierto es que no es la única. El acceso a estos productos también plantea beneficios indirectos, como la construcción de un historial crediticio positivo de cara al futuro.

Asimismo, fomenta la inclusión financiera de las personas, promueve la creación de empleo e impulsa la puesta en marcha de empresas y proyectos sociales que tienen, a su vez, un impacto positivo en las comunidades donde operan. De esta manera contribuye de forma directa al ODS 10 (reducción de las desigualdades) que forma parte de la agenda 2030 marcada por la Asamblea General de las Naciones Unidas y que tiene como objetivo “lograr un futuro mejor y más sostenible para todos”.