ECONOMÍA

Qué es una lista de morosos y cómo salir de ella

Tiempo de Lectura: 4 minutos

Qué es una lista de morosos y cómo salir de ella
Avatar

Bankia

18 Abril, 2018


¿Qué son?

Las listas o ficheros de morosos son un registro en el que se consignan los datos de quienes han incurrido en impagos, ya sean personas físicas o jurídicas (empresas). Su objetivo es ayudar a las empresas que contratan estos servicios para que sepan de antemano si un cliente potencial tiene un largo historial de morosidad y, gracias a esa información, se eviten cerrar acuerdos con él.

¿Por qué puedes estar incluido?

No existe una cuantía mínima de deuda a partir de la cual se pueda incluir a una persona en la lista. Es decir, en cuanto haya un impago, aunque sea de poco dinero, se puede ingresar en el fichero.

Lo que sí que hay es un plazo para la deuda: debe llevar vencida al menos cuatro meses y no más de seis años.

También tiene que haber una reclamación previa de la deuda (por correo certificado) para que pueda ser saldada. Si no se paga, el nombre del deudor pasa a formar parte de la lista y tiene que haber una nueva notificación en un plazo máximo de 30 días. Pero a diferencia de muchos procesos administrativos, no se exige que ni una ni otra notificación haya sido realmente recibida por el destinatario -si, por ejemplo, ha cambiado de domicilio-.

¿Puedes aparecer en estos ficheros por error?

Puede que no hayas hecho nada mal: que aquella vez que creías haber perdido la cartera en realidad alguien te la robara y utilizara tus datos personales para darse de alta en algún servicio que nunca llegó a abonar y ahora es tu nombre el que aparece en un contrato con una deuda creciente. O puede que el motivo sea ese conflicto enquistado que mantienes por la última factura antes de tu portabilidad con tu antigua operadora de teléfono y ADSL. O puede ser el rasguño en el coche de alquiler que la empresa te reclama y tú te niegas a pagar.

Por eso, para considerar que realmente existe un impago y evitar esas situaciones, se exige que la deuda se considere cierta, vencida y exigible (Instrucción 1/1995). Los casos anteriores son lo que se conoce como deuda disputada y, por tanto, no deberían dar lugar a la inclusión en el registro de morosos.

¿Quién los gestiona?

Hay más de un centenar de empresas que se dedican en España a la gestión de estos registros de impagos. Algunas son grandes y conocidas, como Asnef, Experian o RAI, pero hay muchísimas más. Ofrecen sus servicios a empresas de todo tipo, que consultan sobre sus clientes para asegurarse de su solvencia antes de cerrar acuerdos. Actúan, por tanto, como medida preventiva de impagos.

¿Qué regulación tienen estos ficheros?

La norma que rige es la Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal. En concreto, el artículo 29 de esta ley hace referencia a la prestación de servicios de información sobre solvencia patrimonial y crédito, que es el término que se utiliza para los registros de morosos.

En él se especifica que los datos que obtengan provendrán de los acreedores, la citada obligatoriedad de notificar a los afectados su inclusión en el fichero y la posibilidad de que el deudor acceda a toda la información relativa a su fichero, como la deuda por la que está su nombre consignado y las personas o entidades a las que se les haya revelado.

La entidad que vela por las buenas prácticas en esta materia y a la que se puede recurrir en caso de conflicto es la Agencia Española de Protección de Datos, ante la que se pueden ejercer los llamados derechos ARCO (acceso, rectificación, cancelación y oposición).

¿Cómo puedes salir del fichero?

La respuesta es la previsible: saldando la deuda que ha motivado el ingreso en el fichero. La empresa que gestiona estas listas comprobará entonces con la empresa acreedora que efectivamente se ha solventado el impago y, en el plazo máximo de un mes, eliminará el nombre de sus bases de datos. Si la empresa que es propietaria del fichero actúa diligentemente, desde ese momento sería como si ese nombre nunca hubiese estado en la lista.

¿Qué consecuencias tiene?

El principal problema para quien se encuentra en algún registro de morosos es el acceso a financiación y a servicios de suministro (como los de telefonía o electricidad). Las empresas, antes de conceder un crédito o de firmar un contrato con un cliente contrastan los datos del cliente con el fichero y si su nombre aparece registrado como deudor probablemente no se llegue a cerrar la operación.

Qué es una lista de morosos y cómo salir de ella