ECONOMÍA

La siesta mejora la productividad, ¿mito o realidad?

Tiempo de lectura: 3

La siesta mejora la productividad, ¿mito o realidad?
Avatar

Bankia

22 Enero, 2020


Numerosas investigaciones apuntan que descansar alrededor de 30 minutos después de comer puede acarrear numerosos beneficios como: aumento de la memoria, capacidad de concentración y creatividad. Sin embargo, no cualquier tipo de siesta desemboca en una mejora para la salud o el rendimiento en el trabajo.

Evidencias científicas

Existen estudios científicos y artículos de revistas especializadas que ahondan acerca de los beneficios de la siesta para la productividad de los adultos. Aunque los estudios son menores en cuanto a estos beneficios en niños y jóvenes, las investigaciones asocian la siesta con una mayor capacidad de aprendizaje y, sobre todo, con la fijación de la memoria.

En el caso de adultos y niños, los beneficios de un sueño de calidad están ampliamente probados, así como los perjuicios que conlleva un sueño deficitario o los trastornos del mismo respecto a la salud y al rendimiento personal. Unos buenos hábitos de sueño y el descanso que proporciona la siesta siempre van a mejorar la concentración y la productividad.

Beneficios de la siesta en el ámbito laboral

La mayoría de los expertos coinciden en señalar como principales beneficios de la siesta los presentes en el libro ‘Descansa: produce más trabajando menos’ de Alex Soojung-Kim Pang:

  • Elimina el estrés.
  • Aumenta la concentración.
  • Incrementa la creatividad.
  • Mayor tolerancia ante la frustración.
  • Disminución de errores.

La siesta tiene su técnica

No todas las siestas producen los mismos efectos, en esto coinciden los diferentes estudios y fuentes consultadas. Aquí tienes cinco claves para que la siesta sea 100% productiva:

  • Duración: para lograr un descanso reparador y aumentar el rendimiento en el trabajo, dedicar a la siesta entre 15 y 30 minutos. Superado ese tiempo, entraríamos en un sueño profundo que si se interrumpe antes de los 90 minutos producirá un cierto aturdimiento. De esta forma, la siesta corta proporciona casi una concentración inmediata con efectos durante unas 3 horas. Sin embargo, una siesta de más de 90 minutos tendrá luego un efecto mucho más prolongado.
  • Fuera distracciones: es fundamental desconectar el móvil para evitar tentaciones, activa el modo ‘avión’.
  • Conecta la alarma: es importante dejar programada la alarma a la hora a la que debas despertarte para que el miedo a quedarte dormido no te impida conciliar el sueño.
  • Ambiente adecuado: una habitación a oscuras, o en penumbras. Si no es posible siempre puedes usar un antifaz.
  • Postura correcta: tumbado y en silencio sería lo más deseable. En el caso de los ruidos podemos utilizar tapones o auriculares.

La aplicación en las empresas

No son pocas las empresas que han comenzado a aplicar la siesta corta dentro de sus estrategias para la mejora de la productividad. Ejemplos como el de Google, Facebook, el Huffington Post, Procter&Gamble, Cisco, Zappos o Uber con salas habilitadas para ello son una buena muestra de ello.

También, nacen compañías, como MetroNaps, pionera en 2003, dedicadas a proveer a las empresas de cubículos especiales en los que tomar estos descansos llamados power naps.

Incluso algunos gobiernos fomentan este tipo de prácticas como podemos ver en la página oficial del Gobierno de la República de Ecuador, en la que un post en su web institucional se dedica expresamente a este tema y afirma que 30 minutos de siesta mejoran la productividad en el trabajo. Así mismo, en Chile hay al menos dos empresas que ofrecen espacios para que los ejecutivos puedan tomar una siesta.

En resumen, los beneficios de la siesta de cara a la productividad son generalmente avalados por los expertos y se aplican en muchas empresas. La siesta ya no es solo un “invento” de los españoles sino un hábito que fomenta la salud y la productividad.