Black Friday

27 Noviembre, 2019

Compras seguras en línea: siete consejos para este Black Friday

Ir al supermercado, renovar el armario o reservar las vacaciones nunca fue tan fácil. El comercio electrónico ha revolucionado nuestra manera de comprar. Desde el salón de casa o el autobús, cualquier lugar es bueno para visitar una tienda en línea, por eso cada vez más personas se apuntan a este tipo de compras. El Black Friday es uno de los momentos del año en los que más compramos en línea. De hecho, Google estima un crecimiento en las ventas del 220 % durante esta semana respecto al resto del año. Por esa razón, no está de más recordar algunas medidas de seguridad que te ayudarán a que tus compras en línea no solo sean cómodas y prácticas, sino también lo más seguras posible.La semana del Black Friday es muy propicia para recibir un buen número de ofertas comerciales en el correo electrónico. Probablemente verás que algunas anuncian precios muy por debajo de los habituales. Si alguna oferta parece ser demasiado buena para ser cierta, deberías sospechar. Los precios anormalmente bajos son el cebo perfecto para atraer a compradores incautos. Por este motivo, te recomendamos que investigues otros sitios web y distribuidores para confirmar el valor real de mercado del artículo. Pero las estafas no solo se encuentran en el correo electrónico. Debes tener cuidado también con las ofertas que te lleguen por otros canales, como mensajes de WhatsApp o ventanas emergentes. Aunque puedan despertar tu interés, tómate unos instantes para analizar la legitimidad del vendedor antes de comprar. También debes hacerlo antes de abrir enlaces o archivos adjuntos que puedan contener.Fíjate bien en el enlace y revisa que sea correcto. Hay veces en las que el cambio de una sola letra a otra similar puede bastar para llevarte a engaño. Además, para saber si tus compras se desarrollarán en un entorno seguro, debes comprobar si la dirección web de la tienda cuenta con un candado y empieza por https://. Esto te indicará que el sitio cuenta con el certificado que garantiza la codificación de tu información personal. Eso sí, debes tener en cuenta que algunos «ciberdelincuentes» son capaces de falsificarlo. Por eso, conviene que hagas clic en el candado para comprobar que el certificado digital está en vigor y que se corresponde realmente con el del web al que quieres acceder.Recuerda que utilizar conexiones públicas para realizar tus compras en línea puede poner en entredicho la seguridad de estas operaciones. Por eso, siempre que debas introducir datos bancarios para realizar transacciones debes asegurarte de que lo haces a través de una red wifi conocida y segura.El propio aspecto general del sitio web puede darte muchas pistas acerca de su legitimidad. Algunos webs fraudulentos cometen ciertos errores de diseño que los delatan: utilizan varios tipos de letra distintos en la misma página, incluyen imágenes de baja calidad y reproducen textos mal traducidos, entre otros detalles a los que debes prestar atención.Conviene que priorices tus compras en tiendas que cuenten con servicio de Comercio Electrónico Seguro (CES), por ejemplo Verified by Visa o Mastercard Secure Code. Al utilizar este servicio, deberás confirmar cada compra en línea que hagas mediante un código que recibirás por SMS o una clave fija. Esto añadirá seguridad a los pagos que realices a través de internet.Es posible que sospeches de la veracidad de la tienda o que tengas que escoger entre distintas opciones. No importa el motivo: es muy recomendable que hagas siempre una búsqueda previa para encontrar referencias de otros usuarios. Es posible que otros compradores hayan compartido su experiencia en internet y puedan ayudarte a elegir la opción más segura o la que mejor se adapte a ti.Este es un hábito que te ayudará a ganar en seguridad. Si revisas periódicamente el estado de tus tarjetas y cuentas, podrás detectar cuanto antes si ha ocurrido algo extraño. Comprueba que todos los movimientos los has hecho tú, especialmente después de efectuar algún pago en un comercio electrónico. Si tienes alguna duda o sospecha, contacta con tu oficina bancaria lo antes posible. Aumentar la seguridad de tus compras en línea es muy recomendable para que disfrutes del mejor Black Friday. Mantener a salvo tus datos y tu dinero te resultará más fácil si tomas estas sencillas precauciones que mejorarán tu experiencia.

INNOVACIÓN
16 Noviembre, 2018

El Black Friday, ayer y hoy

El 23 de noviembre vuelve a ser Black Friday, que cada año se celebra el día siguiente al cuarto jueves de noviembre. O dicho de otra forma, el día después del Día de Acción de Gracias en Estados Unidos. ¿Pero cuál es el origen de esta celebración comercial que ha tomado gran fuerza en todo el mundo en los últimos años?   Aunque se ha llamado viernes negro a varios acontecimientos históricos, entre otros a la crisis financiera que se inició un viernes de septiembre de 1869, parece ser que el origen más inmediato del actual Black Friday tan solo se remonta a la década de los años cincuenta del siglo XX, cuando la policía de Filadelfia usaba el término para describir el gran embotellamiento de personas y vehículos que se producía en las calles el día siguiente a Acción de Gracias. La expresión se popularizó a partir de 1966, cuando apareció publicada en un anuncio, y con el tiempo se iría aplicando, más que al día en sí, a los descuentos que realizan los comercios durante ese día.   Considerado desde la década de los 2000 como el inicio no oficial de la campaña de ventas de Navidad, su importancia no ha hecho más que crecer con el tiempo, especialmente en las compras online. La experiencia se ha ampliado también al lunes siguiente, el Cyber Monday, dedicado a descuentos en productos tecnológicos, y últimamente el ciberlunes ha llegado incluso a superar las ventas del Black Friday. El año pasado, por ejemplo, el volumen de ventas en Estados Unidos durante el periodo fue de 6.590 millones de dólares en el Cyber Monday, 5.030 millones en el Black Friday y 2.870 millones en el Día de Acción de Gracias. Sumados, más de 14.000 millones de dólares.Si te estás planteando realizar compras durante esta semana de descuentos, CaixaBank pone a tu disposición toda una serie de métodos de pago para que puedas escoger el que te resulte más cómodo:   Tarjetas bancarias: en primer lugar, CaixaBank dispone de un catálogo de tarjetas, cada una con diferentes ventajas y características. De débito o de crédito, tarjetas prepago que se pueden ir recargando, la Cybertarjeta para comprar por Internet sin preocupaciones o la Visa Flash para jóvenes de 14 a 18 años son tan solo algunas de ellas.   Pulsera contactless: esta pulsera, ajustable y elástica, es recargable con el importe que se desee y es como llevar la tarjeta en la muñeca. Se puede escoger a qué cuenta vincularla y, al utilizar tecnología contactless para realizar el pago, es cómoda y segura.   TAP Contactless: pensada como método adicional, TAP Contactless es una tarjeta en formato adhesivo que incorpora la tecnología contactless y que complementa la tarjeta que ya se utilice de manera habitual.   CaixaBankWallet: tarjeta virtual asociada a otra tarjeta o cuenta bancaria que permite comprar por Internet de forma más cómoda y sencilla. Es gratuita y personalizable.   CaixaBankPay: finalmente, CaixaBankPay es una aplicación para iPhone y Android que permite no solo pagar desde el teléfono móvil, sino también gestionar todas las tarjetas y operaciones desde la misma app. Y tú, ¿a qué esperas para planificar tus compras? El Black Friday ya está aquí, pero antes sigue éstos breves consejos:

CORPORATIVO