ECONOMÍA

Consejos para un Black Friday atípico

Tiempo de Lectura: 5 minutos

Consejos para un Black Friday atípico
Avatar

CaixaBank

27 Noviembre, 2020


El Black Friday está de nuevo con nosotros y ya son miles los consumidores que esperan a comprar su productos favoritos con un buen descuento. Esta fecha que importamos en su día de los Estados Unidos se ha instalado ya en nuestro calendario gracias a las importantes rebajas que las tiendas aplican a muchos de sus artículos.

Lo que ocurre este año es que el Black Friday —como tantas otras fechas señaladas— será distinto al de años anteriores. La pandemia de la COVID-19 ha transformado por completo experiencias tan cotidianas como el entrar en una tienda y comprar algo.

También ha afectado a muchas economías familiares, que más que nunca necesitarán aplicar los principios del consumo responsable. Esto se debe al hecho que, como puede ocurrir con cualquier otro período de rebajas, resulta más sencillo perder el control sobre las compras que realizamos porque los descuentos aplicados las hacen más atractivas.

Convertir este Black Friday en una verdadera oportunidad para comprar lo que realmente necesitamos a buen precio pasa por desarrollar algunos buenos hábitos, que también nos resultarán útiles durante el resto del año. En esta ocasión, es especialmente importante comprar de manera inteligente y reducir al mínimo el riesgo de contagio.

No te concentres solo en el día del Black Friday

Este año, evitar aglomeraciones es esencial para frenar la expansión de la pandemia. Por esta razón, muchas firmas mantienen durante semanas algunas ofertas, que conviene seguir.

Asimismo, cada vez más comercios apuestan por las ventas online para que sus clientes no necesiten desplazarse. No solo las grandes empresas: también los negocios de proximidad se apuntan a estas tendencias, algo que se debe tener en cuenta a la hora de planificar las compras.

Si tienes más de 65 años y quieres acudir a un establecimiento físico, es importante que consultes si existe algún horario que dé prioridad a los mayores o a grupos de riesgo por la pandemia.

Haz una lista con lo que realmente quieres comprar (y que sea sostenible)

Comprar solo los productos que realmente demandamos es uno de los principios del consumo responsable, al que cada vez se apuntan más ciudadanos. Se trata de evitar la compra por impulso que tanto perjudica a nuestros bolsillos. Y no solo eso: el consumo irracional incluso puede llegar a poner en peligro la sostenibilidad del planeta, ya que se generan más residuos y se consumen recursos innecesarios. Para no caer en la tentación, es imprescindible que seamos conscientes de lo que queremos comprar.

Por supuesto, es importante tener en cuenta las cosas que necesitamos y que mejor se ajustan a nuestro presupuesto, pero no por ello debemos dejar de lado otras cualidades como la sostenibilidad de los productos. El Black Friday no puede ser una excusa para que dejemos de lado una manera más responsable de consumir.

Conocer qué materiales se han empleado en la elaboración de un producto, el impacto medioambiental de sus procesos de producción o las condiciones de los empleados que participan en su producción y venta es parte de la información que deberíamos recabar para asegurarnos de que apostamos por productos sostenibles.

También es una buena idea recurrir al comercio de proximidad, en un momento en el que miles de pymes necesitan reactivar sus ventas para salir adelante. La presencia del pequeño comercio en las calles es un dinamizador importante del tejido social en barrios y pueblos. Este es un buen momento para apostar por él.

Haz un presupuesto y cíñete a él

Otro de los posibles efectos secundarios de un periodo de descuentos es acabar gastando más de lo necesario. Una senda especialmente peligrosa en un momento económico tan delicado como el que atraviesa el mundo en la actualidad.

En este sentido, es muy importante fijar un presupuesto y ser estrictos con su cumplimiento. Ese presupuesto deberá ser realista y nunca deberá resultar perjudicial para la economía familiar.

Pero tampoco se trata de decantarse únicamente por las opciones más baratas para tener una mayor capacidad de compra y cumplir así con el presupuesto. Recuerda que existen otros aspectos, como la sostenibilidad del producto o si realmente resulta imprescindible su compra, que también deberías tener en cuenta.

Investiga si esa ganga realmente lo es

A veces, la simple aplicación de un descuento puede llevarnos a comprar un producto sin saber si, efectivamente, nos compensa su adquisición. Por eso conviene realizar una pequeña investigación acerca de la evolución del precio del producto e intentar compararlo con el PVP que suele tener en temporada para saber hasta qué punto ha bajado realmente. También se debe realizar una comparación entre establecimientos y no quedarnos con la primera oferta que veamos.

Ten en cuenta también que este año se espera que las rebajas del Black Friday sean inferiores a las ofrecidas en años anteriores en algunos establecimientos. De hecho, ya en 2019 se vieron descuentos menores que en otras ediciones.

Asegura tus compras online

Este año, en el que el comercio electrónico reinará especialmente durante el Black Friday, no está de más tener en cuenta algunos consejos que ayudarán a que las compras online sean más seguras y satisfactorias. En este sentido, recurrir a establecimientos legítimos y utilizar conexiones seguras son dos básicos de la seguridad en las compras a través de Internet.

Otro de los aspectos que se deben tener en cuenta es la seguridad de los medios que utilicemos para pagar en los establecimientos. En la actualidad, la mayoría de las compras en comercio electrónico que se realizan con medios de pago de CaixaBank exigen que el usuario valide su identidad a través de la app CaixaBankNow desde un dispositivo móvil de confianza para aumentar la seguridad de las transacciones y evitar así suplantaciones.

Otro aspecto que no se debe olvidar al comprar durante este Black Friday son las condiciones de la venta. Hay que tener en cuenta diferentes aspectos como políticas y plazos de devolución —que pueden experimentar algún cambio— o los gastos de envío.

Aunque este año sea diferente, es posible disfrutar de un Black Friday seguro, responsable y satisfactorio. Solo es cuestión de tomar consciencia de qué compramos y de cómo lo hacemos.