Low Touch Economy, ¿el inicio de una nueva era?

10 Septiembre, 2020

Low Touch Economy, ¿el inicio de una nueva era?


Tal vez este año no hayamos bailado la canción del verano, pero sí ha habido una frase que se ha repetido por todas partes: “¡Qué verano más raro!”. Y es cierto que estos meses han sido muy distintos a lo habitual. La pandemia de la COVID-19, que lo inunda todo, tiene mucho que ver.

Una de sus consecuencias más cotidianas tiene que ver con la falta de contacto físico: nuestra manera de comprar un helado o pedir la carta en un restaurante ha cambiado, y tampoco asistimos a conciertos o espectáculos como antes. Incluso hemos visto playas con semáforo para regular el aforo con un objetivo claro: reducir el contacto entre personas para evitar contagios.

En realidad, la pandemia no ha hecho más que acelerar una transformación que ya tenía una fuerte influencia en nuestra manera de relacionarnos y que afectaba también distintos sectores económicos. La Low Touch Economy o economía de bajo contacto era ya una realidad que se materializaba en gestos tan cotidianos como la compra a distancia, el pago a través del teléfono móvil o incluso la oferta de formación en lína.

Entonces se trataba de eliminar barreras físicas y facilitar la experiencia de los consumidores. Ahora, además, hay que reducir a la mínima expresión el contacto de superficies comunes para evitar contagios. Para lograrlo, ha surgido una serie de productos y servicios que conforman esa Low Touch Economy, un concepto que parece haber llegado para quedarse.

Una economía de bajo contacto

Lo cierto es que la falta de contacto en ciertas circunstancias es una enorme ventaja. Hay una infinidad de procesos que se pueden beneficiar de las tecnologías y servicios sin contacto. El pago de productos y servicios es tal vez el más evidente: hemos pasado de contar monedas en la caja del súper a hacer un simple gesto para abonar nuestra compra. Sin embargo, no es el único.

De hecho, el concepto Low Touch Economy alude a un contexto en que la economía ha tratado de adaptarse a un contexto que exige un menor contacto físico. Esto abarca desde las tarjetas y smartphones que evitan utilizar dinero en efectivo a las soluciones de firma digital. También los autocines, las visitas virtuales a museos o las plataformas de reuniones en línea. Muchos evitan la aglomeración de personas y tener que tocar superficies comunes, pero también eliminan barreras físicas al tiempo que generan negocio.

Se trata de productos y servicios que nos ayudan a evitar riesgos en tiempos de pandemia, pero, sobre todo, a hacer nuestra vida diaria mucho más sencilla. Esa será, precisamente, la clave por la que se quedarán con nosotros incluso cuando el virus solo sea un mal recuerdo. Bienvenidos a la era de la Low Touch Economy.