SOSTENIBILIDAD

Lácteos, fruta y verdura, los productos más repartidos por los bancos de alimentos en España

Tiempo de Lectura: 5 minutos

Lácteos, fruta y verdura, los productos más repartidos por los bancos de alimentos en España
Avatar

CaixaBank

22 Julio, 2021


Un total de 54 bancos de alimentos, casi 8.000 entidades beneficiarias y más de 1,5 millones de personas atendidas. Los datos son abrumadores, más si tenemos en cuenta que corresponden únicamente a la ayuda concedida por los bancos de alimentos asociados a la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL).

La crisis provocada por la COVID-19 ha disparado en algunas comunidades autónomas la petición de alimentos. Durante el 2020, FESBAL distribuyó más de 158 millones de kilos de comida, casi un 10 % más que el año anterior.

Gracias a las aportaciones dinerarias y en especie realizadas por particulares, empresas y la industria alimentaria, los bancos de alimentos reciben o compran suministros que, una vez ordenados y clasificados por los más de tres mil voluntarios que forman parte de la Federación, se entregan a las entidades que atienden directamente a las familias necesitadas.

“La distribución de alimentos entre los bancos se realiza según el número de beneficiarios a los que atiende cada centro y según el índice de pobreza de cada provincia”, señala el director de FESBAL, Miguel Fernández.

José Ramón, voluntario y responsable del Banco de Alimentos de Las Palmas, lleva once años colaborando con FESBAL y no recuerda un año tan azotado por las necesidades en la isla como el 2020, impactado por la COVID-19. “El año pasado atendimos a 35.000 personas y repartimos más de 4,3 millones de kilos de alimentos. Gente que antes nos donaba alimentos, que tenían un pequeño comercio, ahora, como consecuencia de la pandemia sanitaria, han cerrado y son ellos los que nos piden apoyo”, explica el voluntario.

Una buena parte de los productos que se incluyen en este reparto son alimentos no perecederos, como lentejas, garbanzos, arroz, pasta, leche, aceite, galletas, tomate frito, conservas de atún, alimentos infantiles, etc. Puntualmente, se añaden otros productos precocinados y frescos.

Alimentos frescos, como el pescado, son difíciles de proveer, por lo que se opta por hacerlo en conserva, ya que tienen una mayor durabilidad y son más fáciles de transportar.

Otro género en el que hay que reparar es en la leche o los alimentos infantiles, ya que casi uno de cada cuatro receptores de los bancos de alimentos es menor, por lo que incluir en el reparto leche infantil o productos adaptados a este perfil es fundamental.

Con el fin de seguir atendiendo a las necesidades más básicas, Fundación ‘la Caixa’ y CaixaBank pusieron en marcha en abril, junto a FESBAL, la segunda edición de la campaña #NingúnHogarSinAlimentos, con la que han recaudado 2,2 millones de euros y han conseguido 2.386 toneladas de alimentos básicos, que se distribuirán entre los 54 bancos de alimentos asociados en FESBAL.

Gracias a esta acción, más de 45.000 personas en situación de vulnerabilidad tendrán una alimentación básica garantizada durante todo el verano.