SOSTENIBILIDAD

Planes para un verano solidario

Tiempo de lectura: 5 minutos

Planes para un verano solidario
Avatar

CaixaBank

14 Julio, 2021


¿Qué es lo que convierte unas vacaciones en un verano inolvidable? Más que la belleza o el exotismo del destino, son las experiencias que vivimos allí. En este sentido, el turismo solidario es una alternativa que puede convertir un simple viaje de verano en una vivencia transformadora.

Según ACNUR, este tipo de turismo tiene cuatro características fundamentales:
– Impacto ambiental mínimo: la conciencia ecológica y el buen trato de los recursos es uno de los principios del turismo solidario.
– Conservación y desarrollo social: lo que se recauda con las visitas se suele invertir en estos dos conceptos. Así se contribuye a solucionar problemas estructurales.
– Generar conciencia: las personas que practican el turismo solidario adquieren mayor conciencia de las necesidades de los habitantes de otros lugares.
– Nuevas experiencias: conocer situaciones que escapan a la vida cotidiana aporta una visión más amplia de la realidad. Incluso puede inspirar ideas que ayuden a influir positivamente en el propio entorno del turista cuando regresa a casa.

En definitiva, lo que propone el turismo solidario al viajero es implicarse en actividades beneficiosas para el entorno que visita y para sus habitantes. Para ello, lo mejor es dejarse guiar en el lugar de destino por algún organismo que conozca bien las necesidades de la zona y que organice proyectos que se ajusten a ellas, como por ejemplo oenegés e incluso agencias de viajes especializadas que proponen todo tipo de planes para cualquier perfil de viajero.

Turismo solidario familiar, más allá del ocio

Si viajas con niños y quieres apostar por el turismo solidario, lo mejor es buscar experiencias que les ayuden a concebir las vacaciones más allá del ocio.

Existen viajes diseñados especialmente para que mayores y niños tengan la oportunidad de compartir tiempo con familias que tienen modos de vida muy distintos. Por ejemplo, la asociación de turismo sostenible AETHNIC organiza viajes al norte de Marruecos con actividades en las que todos participan codo con codo con familias locales.

La federación de granjas orgánicas WWOOF, por ejemplo, facilita la estancia de familias en este tipo de localizaciones. Allí, niños y mayores podrán colaborar en el cuidado de los animales o en tareas agrícolas desde un punto de vista de total respeto hacia el entorno y sus habitantes.

Por su parte, el programa de voluntariado de CaixaBank ofrece a sus empleados, exempleados, clientes, familiares y amigos la posibilidad de participar en más de 200 actividades solidarias este verano. Durante la temporada, lo que más se necesita son acciones de acompañamiento a menores en situación de riesgo, personas hospitalizadas, con discapacidad o personas mayores. Además, este año se ha puesto en marcha la iniciativa R4 para la recogida de residuos en espacios naturales, que también se puede hacer en familia.

Estudiantes: turismo y voluntariado

El voluntariado internacional es una excelente manera de convertir unas vacaciones en una experiencia de turismo solidario. Existen oenegés, como Tumaini o Cooperatour, que conectan a personas voluntarias con proyectos de desarrollo en distintos continentes.

Para estudiantes, ofrecen la posibilidad de realizar prácticas profesionales o universitarias en los proyectos con los que trabajan. Sus viajes solidarios también pueden convalidar créditos universitarios de libre configuración. Incluso proponen viajes de fin de curso en contextos muy distintos a los habituales.

Los campos de voluntariado que organizan las distintas comunidades autónomas son otra manera de disfrutar de unas vacaciones solidarias. Se trata de viajes que permiten a jóvenes de distintas procedencias participar juntos en proyectos solidarios, desde apoyo en residencias de mayores a conservación del patrimonio cultural. Las posibilidades son muy variadas.

Adultos: experiencias transformadoras

Igualdad de género, iniciativas educativas o sanitarias, proyectos ecológicos… Las alternativas de turismo solidario para adultos son muy variadas y aptas para cualquier tipo de capacitación. Por ejemplo, realizar labores de intérprete en un campo de refugiados gracias al conocimiento de idiomas, ayudar a las crías de tortuga en Costa Rica a alcanzar el mar o apoyar a los escolares de la comunidad Castelao de Cabo Verde en cualquier época del año si se tiene disponibilidad de junio a octubre y un buen nivel de español.

Las experiencias de turismo solidario ayudan a potenciar valores positivos de solidaridad, sostenibilidad y responsabilidad en quien las ejerce. Ponerse en la piel de los demás es el primer paso para comprenderles y ampliar los propios horizontes.