07 Diciembre, 2018

¿Cuánto gastarán los hogares españoles el próximo año?

«La economía española está entrando en una fase más madura del ciclo y, por tanto, su crecimiento se va moderando gradualmente hacia cotas más sostenibles a largo plazo», asegura el informe de CaixaBank Research correspondiente al mes de noviembre. En este contexto, los expertos se preguntan cómo se comportará el consumo privado, ya que, al fin y al cabo, es el principal motor de la economía. A modo de conclusión, lo más esperable es que el consumo modere su crecimiento, aunque de forma gradual. Tras las caídas producidas entre 2008 y 2013, el consumo de los hogares repuntó con fuerza en 2015 gracias a la recuperación económica, el aumento del empleo y el incremento de la renta bruta disponible de las familias y de su riqueza. Sin embargo, «la recuperación del consumo ha ido más allá de lo que sugiere la mejora de los ingresos de las familias», apunta el informe. ¿Cuáles son entonces las previsiones de crecimiento del consumo a medio plazo?El informe analiza la sensibilidad del consumo a la evolución de los factores que determinan los ingresos de los hogares: empleo, salarios, tipos de interés y precio de la vivienda. Los resultados son los siguientes: por un lado, la reacción del consumo frente al aumento del empleo es mucho mayor que en respuesta a un incremento salarial, al menos a corto plazo. La explicación que ofrece el informe es que «nuestros patrones de consumo cambian más cuando pasamos de estar desempleados a obtener un trabajo que como reacción a variaciones en el sueldo». Por otro lado, la respuesta del consumo se incrementa a lo largo del tiempo y las diferencias entre el impacto del empleo y los salarios se reducen.Otro hecho relevante es que el impacto del crecimiento de los precios de la vivienda sobre el consumo agregado es muy reducido. «Una posible explicación es que el aumento del precio de la vivienda supone un aumento de la riqueza para un sector de la sociedad (los propietarios), pero una disminución del poder adquisitivo del otro (los que quieren comprar)», indica el informe de CaixaBank Research. «Para realizar proyecciones del consumo, debemos formarnos una idea de las perspectivas sobre el empleo, los salarios, los tipos de interés y el precio de la vivienda para el año que viene», prosigue el informe. Así, por el lado del empleo, cabe esperar que el crecimiento de la ocupación se modere a medida que lo haga la actividad. «Sin embargo, se espera que la demanda interna mantenga unas perspectivas favorables, y aún subsiste un elevado grado de holgura en el mercado laboral, por lo que es de prever que esta moderación sea leve y que el empleo siga creciendo ligeramente por encima del 2% en 2019». En cuanto a los tipos de interés, las perspectivas son estables: el BCE ya ha indicado que no subirá el tipo de interés de referencia antes del último tramo de 2019, y es poco probable que se aleje de esta previsión salvo grandes sorpresas macroeconómicas. Asimismo, tras repuntar con fuerza durante los últimos tres años, el informe espera que el crecimiento de los precios de la vivienda se consolide en cotas elevadas, pero más moderadas que las del último año. Combinando estas perspectivas, CaixaBank Research presenta tres escenarios posibles para el consumo: un escenario parecido al descrito anteriormente, otro que dibuja una evolución algo más fuerte de las variables consideradas y un tercero que considera un escenario más moderado. Pero en los tres casos, el grado de ralentización sería moderado, por lo que es de prever que la demanda interna siga ofreciendo un pilar de crecimiento sólido durante los próximos trimestres.

CORPORATIVO
16 Noviembre, 2018

El Black Friday, ayer y hoy

El 23 de noviembre vuelve a ser Black Friday, que cada año se celebra el día siguiente al cuarto jueves de noviembre. O dicho de otra forma, el día después del Día de Acción de Gracias en Estados Unidos. ¿Pero cuál es el origen de esta celebración comercial que ha tomado gran fuerza en todo el mundo en los últimos años?   Aunque se ha llamado viernes negro a varios acontecimientos históricos, entre otros a la crisis financiera que se inició un viernes de septiembre de 1869, parece ser que el origen más inmediato del actual Black Friday tan solo se remonta a la década de los años cincuenta del siglo XX, cuando la policía de Filadelfia usaba el término para describir el gran embotellamiento de personas y vehículos que se producía en las calles el día siguiente a Acción de Gracias. La expresión se popularizó a partir de 1966, cuando apareció publicada en un anuncio, y con el tiempo se iría aplicando, más que al día en sí, a los descuentos que realizan los comercios durante ese día.   Considerado desde la década de los 2000 como el inicio no oficial de la campaña de ventas de Navidad, su importancia no ha hecho más que crecer con el tiempo, especialmente en las compras online. La experiencia se ha ampliado también al lunes siguiente, el Cyber Monday, dedicado a descuentos en productos tecnológicos, y últimamente el ciberlunes ha llegado incluso a superar las ventas del Black Friday. El año pasado, por ejemplo, el volumen de ventas en Estados Unidos durante el periodo fue de 6.590 millones de dólares en el Cyber Monday, 5.030 millones en el Black Friday y 2.870 millones en el Día de Acción de Gracias. Sumados, más de 14.000 millones de dólares.Si te estás planteando realizar compras durante esta semana de descuentos, CaixaBank pone a tu disposición toda una serie de métodos de pago para que puedas escoger el que te resulte más cómodo:   Tarjetas bancarias: en primer lugar, CaixaBank dispone de un catálogo de tarjetas, cada una con diferentes ventajas y características. De débito o de crédito, tarjetas prepago que se pueden ir recargando, la Cybertarjeta para comprar por Internet sin preocupaciones o la Visa Flash para jóvenes de 14 a 18 años son tan solo algunas de ellas.   Pulsera contactless: esta pulsera, ajustable y elástica, es recargable con el importe que se desee y es como llevar la tarjeta en la muñeca. Se puede escoger a qué cuenta vincularla y, al utilizar tecnología contactless para realizar el pago, es cómoda y segura.   TAP Contactless: pensada como método adicional, TAP Contactless es una tarjeta en formato adhesivo que incorpora la tecnología contactless y que complementa la tarjeta que ya se utilice de manera habitual.   CaixaBankWallet: tarjeta virtual asociada a otra tarjeta o cuenta bancaria que permite comprar por Internet de forma más cómoda y sencilla. Es gratuita y personalizable.   CaixaBankPay: finalmente, CaixaBankPay es una aplicación para iPhone y Android que permite no solo pagar desde el teléfono móvil, sino también gestionar todas las tarjetas y operaciones desde la misma app. Y tú, ¿a qué esperas para planificar tus compras? El Black Friday ya está aquí, pero antes sigue éstos breves consejos:

CORPORATIVO