29 Marzo, 2019

Fechas clave de 2019 en la economía de los autónomos

El calendario del trabajador por cuenta propia tiene momentos clave a lo largo del año a los que hay que estar muy atentosTodos los trabajadores autónomos esperan con ilusión el día de cobro de cada factura que emiten. Es el equivalente al momento en que los trabajadores de una empresa comprueban que han cobrado sus nóminas: suelen estar de mejor humor ese día. Sin embargo, en el caso de los autónomos hay muchas otras fechas determinantes para su economía. Todo un mundo de tributos, modelos, presentaciones y cargos que la mayoría de los empleados por cuenta ajena ni siquiera sospecha que existen.Efectivamente, los autónomos tienen que estar pendientes de muchos más eventos que la presentación de la Declaración de la Renta. Lo más recomendable es dejarlos en manos de una gestoría, que estará al tanto de toda esa maraña de fechas, documentos y presentaciones para darles curso y evitar que se pasen los plazos, con la consiguiente sanción. Actualmente existen incluso servicios en línea como Quipu, que se encargan de presentar todos los modelos a Hacienda, entre otros servicios.De todas formas, no está de más tener una idea general de cuáles son las fechas más importantes para la economía de los autónomos, especialmente las fiscales. De esta manera, podrán prever la disposición de fondos para hacer frente al pago de cada impuesto y no encontrarse con una sorpresa desagradable en forma de cargo inesperado.Los impuestos más comunes que deben declarar los autónomos son dos: el IRPF y el IVA. El primero de ellos es muy conocido porque afecta a las personas físicas, aunque no todas estén obligadas a declararlo. El segundo también es famoso porque grava el consumo de la mayoría de los productos o servicios. La peculiaridad para los autónomos, salvo algunas excepciones, es que ellos son intermediarios en la recaudación de este impuesto.Así, la mayoría de las declaraciones y las liquidaciones que llevan a cabo los autónomos a lo largo del año tienen que ver con el IRPF y con el IVA. Dentro de esto, hay muchas salvedades. Por ejemplo, hay algunas actividades que están exentas de IVA. Además, algunas comunidades autónomas tienen regímenes fiscales especiales.No obstante, a continuación detallaremos las fechas más habituales que deben tener en cuenta los autónomos para cumplir con sus obligaciones fiscales en 2019, salvo modificación por parte de la Agencia Tributaria:Como en este mes se cierran el cuarto trimestre de 2018 y el propio ejercicio, hay que presentar una cantidad destacable de modelos a Hacienda.Entre los anuales se encuentran, según corresponda, el 180 (retenciones de IRPF efectuadas a alquileres), el 190 (retenciones del IRPF a terceros) y el 390 (liquidación del IVA). Se pueden presentar hasta el día 31.Además, en enero se presentan las declaraciones trimestrales sobre retenciones de IRPF a terceros (modelo 111) y a alquileres (modelo 115), antes del día 21. También hay que validar las autoliquidaciones del pago fraccionado del IRPF (modelo 130 para estimación normal o 131 para estimación objetiva o por módulos) y del IVA (modelo 303), ambas hasta el día 30.Otra fecha que hay que tener en cuenta este mes es el día 15: es el último en que se puede domiciliar el pago de los modelos 111, 115, 130 y 303.El mes de febrero es importante porque es cuando se presenta el modelo 347, que se corresponde con la declaración anual de operaciones con terceras personas. Se puede hacer entre los días 1 y 28, incluidos.El día 2 de abril comenzará la campaña de Declaración de la Renta 2018 y Patrimonio 2018. Como además en abril se cierra el primer trimestre del año, toca presentar los modelos 111, 115, 130 (o 131) y 303 hasta el día 22. La domiciliación del pago de todos ellos se podrá realizar hasta el día 15 de ese mes.El día 1 de julio será el último en el que se podrá presentar la Declaración de la Renta. Eso sí, si el resultado de esta es a ingresar con domiciliación en cuenta, el plazo de finalización es anterior: el 26 de junio.En julio toca de nuevo cerrar el trimestre anterior, en este caso el segundo de 2019, por lo que habrá que presentar y liquidar IRPF e IVA hasta el día 22 y domiciliar sus pagos hasta el día 15.El mes de octubre será el último del año en el que habrá que presentar declaraciones y liquidaciones de IRPF e IVA. Al igual que en enero, abril y julio, su pago se podrá domiciliar hasta el día 15. Las presentaciones, en este caso, se podrán hacer hasta el día 21.Una vez que ha quedado claro cuándo es necesario presentar las distintas declaraciones y sus liquidaciones correspondientes, es importante que el trabajador autónomo esté atento al día en que se realizan los cargos. En este sentido, debe asegurarse de tener suficiente dinero en la cuenta a través de la cual se abonarán las liquidaciones positivas, es decir, aquellas que han salido a pagar.En el caso de las liquidaciones de la Agencia Tributaria, ese día suele corresponder con el último día hábil en el que se pueden presentar las declaraciones.Otro cargo importante que los autónomos no deben olvidar es el de la cuota que pagan a la Seguridad Social. Al estar domiciliada, este organismo suele cobrar el último día del mes.

CORPORATIVO
22 Marzo, 2019

¿Cuáles son los derechos de los accionistas en una junta general?

Jordi Carrillo Profesor asociado de la UPF BSMEn las sociedades de capital, si bien el propietario suele tener conocimiento de sus derechos y deberes, esto no es tan frecuente cuando se trata de accionistas minoritarios. Es decir, las personas que han comprado una pequeña participación de una compañía, sea esta cotizada o no. En cualquier caso, se esté en una posición u otra, conocer los derechos que tenemos como accionistas es muy relevante con el fin de poder defenderlos cuando sea necesario.Asimismo, en ocasiones se han extendido algunas ideas equivocadas sobre qué implica realmente ser accionista minoritario: entre otras, considerar que prácticamente no se tienen derechos o que, aunque nominalmente se puedan tener, el poder ejercerlos es complicado y costoso.Por otro lado, si bien la Ley de Sociedades de Capital, en varios de sus apartados, distingue entre sociedades limitadas y anónimas, en la realidad del tráfico mercantil las diferencias son más apreciables cuando se distingue entre sociedades no cotizadas y cotizadas. En estas últimas, los deberes de información y transparencia que exige a las empresas la Ley del mercado de valores suponen que los accionistas puedan contar con una mayor y más actualizada información.Tradicionalmente se ha distinguido entre dos tipos de derechos: los económicos y los políticos. Mientras los primeros hacen referencia a la retribución monetaria que se obtiene por el hecho de ser propietario de una acción, en el segundo caso nos encontramos ante la posibilidad que todo accionista de una compañía tiene de participar en la gestión de la empresa.Los principales derechos que representan estas dos categorías serían el derecho al dividendo y el derecho de voto, respectivamente. En cuanto al primero, si bien existe como tal, la empresa no está obligada a repartirlo. Siguiendo las normas de decisión empresarial, será la mayoría del capital la que decida si efectivamente se va a producir alguna distribución o no del resultado del ejercicio.En cuanto al derecho de voto, a diferencia del anterior, no es inherente a la condición de socio, puesto que puede darse esta sin que se tenga ese derecho político. Según el tipo de decisión que se vaya a tomar, será necesario el acuerdo de una mayoría más o menos reforzada del capital.Si bien es cierto que los derechos se pueden ejercer a lo largo de todo el año, la realidad es que es la junta de accionistas es el momento más importante para su ejercicio efectivo. Se trata de la reunión en la cual se toman las principales decisiones y se somete a examen de los socios todo lo que sea relevante a nivel económico para el devenir de la sociedad.Conocer los derechos y los deberes de los accionistas ha sido el tema principal de la sesión que ha impartido Jordi Carrillo en Barcelona, que forma parte del programa de formación para accionistas Aula de CaixaBank. El objetivo de estas jornadas, que organiza el Departamento de Relación con Accionistas de la entidad, es difundir conocimientos relacionados con los mercados financieros y la economía. Este año, CaixaBank impartirá 16 cursos por todo el territorio español en ciudades como Madrid, Valencia o Bilbao. En estas sesiones, los expertos tratarán temas tan diversos como en qué consiste la inversión socialmente responsable desde el punto de vista de un accionista, perspectivas y riesgos de la economía global o el análisis fundamental y técnico del mercado de valores, entre otros.

CORPORATIVO
22 Marzo, 2019

Jeddah Tower, el próximo techo del mundo, tendrá un kilómetro de altura

El proyecto costará más de 2000 millones de dólares y debería estar terminado para 2021 Yeda es una ciudad de Arabia Saudí que acaba de estrenar su primer cine. Además, Yeda es conocida por su centro histórico Patrimonio de la Humanidad y por ser el punto de partida de miles de peregrinos que marchan hacia La Meca y Medina. Sin embargo, el acceso de los saudíes al séptimo arte o las caravanas de fieles no serán las principales noticias que leeremos sobre la histórica Yeda en los próximos tiempos. Se espera otra mucho más impactante: la inauguración de Jeddah Tower, también conocida como Kingdom Tower. Será el rascacielos más alto del mundo, con algo más de un kilómetro de altura. El problema es que no se sabe muy bien cuándo se podrá cortar la cinta que dé acceso a este coloso, capaz de hacer palidecer al mismísimo Burj Khalifa, un mastodonte de 829 metros de altura que hoy reina desde las alturas de la vecina Dubái.En un principio, la construcción de Jeddah Tower debería haber finalizado ya en 2018. Sin embargo, una caída en los ingresos procedentes del petróleo obligó a que en 2017 se anunciara que su fecha de entrega se demoraría a 2019. El caso es que, a día de hoy, no se espera su inauguración hasta 2021. La evolución de las obras es un misterio del que no se han tenido noticias oficiales desde febrero de 2018, cuando se habían levantado algo más de 60 plantas de las 169 previstas. En cualquier caso, todo lo que rodea a esta obra es impresionante. El edificio prevé albergar un hotel, oficinas, viviendas, centros comerciales y una terraza-observatorio situada a 644 metros sobre el suelo. Hay que tener en cuenta que el observatorio más elevado del Empire State Building se encuentra a 373 metros. Para dar servicio a todas las plantas, Jeddah Tower contará con 59 ascensores, que podrán alcanzar una velocidad de 36 km/h. Esto quiere decir que los visitantes podrán llegar a la terraza-observatorio, situada en las plantas 157 y 158, en poco más de un minuto. En total, sumará 439 apartamentos, 200 habitaciones de hotel y más de 2200 plazas de garaje. El desarrollo completo del complejo del que forma parte Jeddah Tower ocupará una superficie bruta de 8,1 millones de metros cuadrados. De ellos, unos 244 000 corresponderán a la torre. Construirlo costará unos 2000 millones de dólares.La construcción del edificio más alto del mundo forma parte de un nuevo concepto de ciudad que se está promoviendo en Yeda. Más allá de su consideración como punto caliente de peregrinaciones, la urbe aspira a convertirse en un foco económico más dentro del proyecto Saudi Vision 2030. Este plan del Gobierno de Arabia Saudí tiene como objetivo diversificar la economía del Estado y reducir su dependencia del petróleo. Dentro de esta estrategia, Yeda aspira a convertirse en un foco de poder económico global y posicionarse en la escena internacional de ciudades modernas, a imagen y semejanza de Dubái. La construcción de Jeddah Tower forma parte de la nueva Jeddah Economic City, la nueva ciudad financiera de Yeda, que planea ofrecer en un solo lugar todo lo que se pueda necesitar para alojarse, trabajar e incluso disfrutar del tiempo de ocio.Aunque de manera oficial Jeddah Tower será el edificio más alto del mundo, Dubái se resiste a ceder el trono que hoy ocupa con su Burj Khalifa. De hecho, actualmente su suelo alberga ya la construcción de otro coloso que podría amenazar el récord al que aspira Jeddah Tower. Dubai Creek Tower es un proyecto de Santiago Calatrava cuya envergadura final será una incógnita prácticamente hasta el día en que se finalicen sus obras. Un hito que se espera para 2021. Lo único que se sabe por el momento es que será más alto que el Burj Khalifa. Esto quiere decir que medirá, como mínimo, 829 metros. El por qué de tanto secretismo hay que buscarlo precisamente en la competición frenética de las ciudades por albergar el rascacielos más alto del planeta. Los promotores de Dubái Creek Tower no revelan la altura que alcanzará el edificio precisamente para evitar que otros se les adelanten en la carrera por erigir el techo del mundo. Por el momento, el arquitecto responsable de los edificios Burj Khalifa y Jeddah Tower, Adrian Smith, sitúa los límites técnicos en altura a la hora de construir una de estas moles en una milla (1,6 kilómetros). Por su parte, los económicos se encontrarían en torno a un kilómetro, que es lo que alcanzará su coloso en Yeda, siempre que su construcción se llegue a completar. De hecho, considera que el negocio realmente está en las torres pequeñas más que en las grandes, ya que estas últimas rara vez constituyen una inversión rentable por sí solas. ¿Quién ganará la competición por ser el rascacielos más alto del mundo? ¿Veremos alguna vez finalizada la imponente Jeddah Tower? El tiempo dirá si se verá o no este impresionante coloso con forma de aguja convertido en realidad. Para entretener la espera, los habitantes de Yeda podrán disfrutar de su recién estrenado cine e incluso soñar que, dentro de pocos años, un gigantesco mono se abrazará al vértice de Jeddah Tower, el rascacielos más alto del mundo.

INNOVACIÓN