04 Marzo, 2020

Planificación fiscal: qué es y cómo puede ayudarte

La vida es un mar de planes. Desde los estudios que elegimos hasta el presupuesto que manejamos cada mes, existen muchos aspectos que pueden planificarse para sacarles el mayor rendimiento posible. Y los impuestos, que solemos considerar algo especialmente estático e inamovible, no son una excepción. La planificación fiscal es un concepto bastante desconocido, a pesar de que puede llegar a ofrecer un gran rendimiento. Normalmente asociamos el término planificación con nuestros ingresos, nuestro ahorro o incluso nuestro patrimonio, pero muy pocas veces con los tributos. Es muy habitual prever cuánto vamos a ganar y cuánto vamos a gastar para ajustar nuestra economía familiar y anticiparnos a posibles problemas. Sin embargo, rara vez tenemos en cuenta cómo pueden influir los impuestos en las decisiones que tomamos. De eso precisamente se encarga la planificación fiscal: de conocer a fondo nuestro propio panorama tributario y optimizar su impacto en nuestra economía. Como todos somos susceptibles de beneficiarnos de ella, merece la pena conocer en qué consiste y algunas claves para sacarle el máximo rendimiento. Carmen Jover, Máster en especialización tributaria, profesora de la UPF y formadora del Programa Aula de formación financiera para accionistas de CaixaBank, resume los principales aspectos a tener en cuenta en cuanto a la fiscalidad personal en una nueva entrega de los Aula Talks, una iniciativa de formación, que a través de conferencias y charlas breves, tiene por objetivo ofrecer contenidos sobre economía y finanzas a cargo de ponentes de reconocido prestigio.La palabra «fiscal» suele provocar cierto recelo cuando se aplica a todo lo relativo a los impuestos. Por eso, además de contar en qué consiste la planificación fiscal, es interesante apuntar en qué no consiste. La planificación fiscal no tiene nada que ver con la evasión fiscal. Son dos conceptos totalmente distintos: el primero siempre actúa dentro del marco legal, mientras que el segundo tiene como objetivo evitar el pago de impuestos, haciéndolo de forma ilícita. La planificación fiscal, por su parte, consiste en evaluar la influencia que tienen sobre nuestra economía los impuestos que nos afectan y cómo actuar conforme a ese conocimiento para que su impacto sea el mínimo posible. Todo ello, dentro de la legalidad vigente. Se trata, básicamente, de analizar qué ingresos o bienes tenemos, cuáles son nuestros gastos y decidir qué acciones pueden ayudarnos a optimizar la carga fiscal asociada a los mismos, tanto a corto como a largo plazo.Para conseguir reducir el impacto de los impuestos se utilizan varias herramientas que se engloban en torno a tres grandes objetivos: el diferimiento en el pago de los tributos, el ahorro fiscal y la gestión del riesgo. El primero de ellos nos ayuda a realizar los pagos en el momento que más nos convenga. Se trata de la lógica que existe detrás de productos como los planes de pensiones y los fondos de inversión: nos permiten aplazar el pago de tributos hasta la jubilación o hasta reembolsarnos las ganancias, respectivamente. Si además el tipo marginal del IRPF que nos afecta en el momento de rescatar un plan de pensiones es inferior al que tendríamos que haber afrontado durante esos años, habremos logrado un ahorro fiscal. Una ventaja que también se obtiene con los fondos de inversión, cuya tributación puede —entre otras ventajas— reducir la cantidad a pagar por el Impuesto sobre el Patrimonio. En cuanto a la gestión del riesgo fiscal, se trata de un concepto que se refiere sobre todo a la posibilidad de realizar modificaciones en las normas tributarias e incluso en las distintas interpretaciones de la ley que puedan surgir por parte de las autoridades tributarias y los tribunales. Es importante tenerlo en cuenta, además de valorar con un experto las posibles consecuencias que puedan derivarse de nuestra planificación fiscal.Si conocemos a fondo los impuestos que nos afectan y planificamos por adelantado cada uno de ellos podremos alcanzar un ahorro importante. Básicamente, a las personas físicas residentes en España nos afectan tres impuestos —el de la Renta o IRPF, el Impuesto sobre el Patrimonio y el de Sucesiones y Donaciones—, aunque pueden ser muchos más en función de las circunstancias de cada uno de ellos. Casi todos los tributos son planificables y las acciones que decidamos llevar a cabo pueden afectar tanto a uno como a varios de ellos. Esta es una de las bases de una buena planificación fiscal: es necesario tener en cuenta todos los impuestos que nos afectan y no contemplarlos como compartimentos estancos. Es algo imprescindible para acceder a los beneficios de esta práctica. Se trata de precauciones que deben tenerse en cuenta, por ejemplo, al plantearse una donación en vida. Esta modalidad, afectada por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, presenta fuertes bonificaciones fiscales en algunas comunidades autónomas. Por eso, muchas personas optan por esta figura para ayudar a sus descendientes cuando lo necesitan. Eso sí, existen algunos matices. Por ejemplo, si lo que se dona es un bien inmueble, el donante deberá tributar por la ganancia patrimonial en su IRPF del año siguiente, salvo alguna excepción. Esto no es otra cosa que la diferencia entre el valor de la adquisición del inmueble y el valor que tiene en el momento en que se dona. Especialmente si el inmueble se adquirió hace tiempo, esa diferencia puede significar un importante perjuicio en la declaración de la renta del siguiente ejercicio que conviene prever. También hay que tener en cuenta los territorios que afectan a cada impuesto. Mientras que en las herencias el Impuesto de Sucesiones y Donaciones se liquida en la comunidad autónoma donde reside el fallecido, en las donaciones en vida se hace en la del donatario, salvo en el caso de los inmuebles (tributan allí donde se encuentran). En estos casos, conviene tener en cuenta las bonificaciones y deducciones de cada territorio para tomar las decisiones adecuadas. La constancia en la planificación para optimizar al máximo el pago de impuestos, maximizar las deducciones a que tengamos derecho, así como contar con información exhaustiva y actualizada sobre la actualidad fiscal son otras buenas prácticas que nos ayudarán con nuestra planificación fiscal. La anticipación también es otra clave. En el caso de los impuestos anuales, como el IRPF o el de Patrimonio, lo mejor es estudiar con antelación cada ejercicio y decidir las acciones oportunas, y no esperar al final del mismo para tratar de efectuar correcciones de manera apresurada. En definitiva, lo más inteligente siempre es planificar. También con los impuestos.

CORPORATIVO
21 Febrero, 2020

Nuevos Paradigmas: del cambio climático a la revolución digital

Enric Fernández, economista jefe de CaixaBank, presenta la nueva publicación de CaixaBank Research y desglosa los cinco grandes desafíos a los que se enfrenta la economía en 2020: los bajos tipos de interés, la polarización política, el cambio climático, la revolución tecnológica y la desigualdad. Nuevos Paradigmas nace con la vocación de contribuir al debate sobre las grandes tendencias de fondo que están afectando a la economía, y sobre sus consecuencias. Para ello hemos seleccionado, y puesto al día, cuando ha sido necesario, los mejores artículos de los dosieres que hemos dedicado a estas cuestiones y publicado en el Informe Mensual de CaixaBank Research a lo largo del año pasado. Desafortunadamente, por restricciones de espacio y porque hay más temas relevantes que meses en un año, algunas cuestiones de relevancia se han quedado fuera de este volumen. En cualquier caso, aunque no están todas las que son, estamos seguros de que son todas las que están. El primer bloque de artículos, que en cierta medida enmarca el resto, está dedicado a las perspectivas económicas para 2020. Tras un 2019 decepcionante para la economía global, las expectativas para el año que acabamos de comenzar son modestas aunque están lejos de los escenarios más aciagos que, hace pocos meses, invocaban exageradamente el riesgo de una recesión mundial. 2019 terminó con señales de estabilización en muchas partes del mundo e incluso de cierta recuperación en otras, particularmente en los países emergentes, y esperamos que esta tendencia se confirme a lo largo del año. En gran medida, ello dependerá de cómo evolucionen los grandes focos de incertidumbre, como la pugna entre EE. UU. y China, la futura relación entre el Reino Unido y la Unión Europea o el impacto económico del coronavirus, pero también del acierto de las políticas económicas y, en general, de distintas instituciones –gobiernos, bancos centrales, empresas, organizaciones sociales, etc.– para hacer frente a los grandes desafíos del momento actual.En esta primera edición de Nuevos Paradigmas nos centramos en algunos de estos desafíos; en concreto, cinco: - la gestión de un entorno de tipos de interés muy bajos, que, en la eurozona, por ejemplo, parecen haber agotado el margen de actuación de la política monetaria; - la polarización política, un fenómeno que deteriora la cohesión social y que alimenta un populismo que ofrece recetas sencillas, que importa que sean erróneas, frente a problemas complejos; - el cambio climático, una amenaza que pone a prueba el multilateralismo a la vez que ofrece a la Unión Europea la posibilidad de liderar, política y tecnológicamente, un ámbito que va a marcar este siglo; - el cambio tecnológico, que nos ha traído una revolución de los datos que pone el foco sobre cuestiones ligadas a la privacidad y al creciente dominio de las grandes plataformas; - y, por último, la desigualdad o el riesgo de que los cambios que vivimos dejen atrás a una parte considerable de la sociedad. La idea inicial de Nuevos Paradigmas surge de los comentarios de los lectores de nuestro Informe Mensual. Muchos nos habían sugerido recopilar los dosieres dedicados a los grandes temas del momento en un mismo lugar. Así lo habíamos hecho en nuestra web, www.caixabankresearch.com, y lo hacemos ahora también con esta publicación. Nos gusta que nos lean y también recibir comentarios y sugerencias. Esperamos que esta publicación sirva para que nos lean aún más y para que nos sigan diciendo qué piensan de nuestro trabajo. Muchas gracias por hacerlo. Enric Fernández economista jefe de CaixaBank

CORPORATIVO
19 Febrero, 2020

Cómo instalar apps de manera segura

Desde que aparecieron los smartphones, las apps se han propuesto hacer nuestra vida un poco mejor. Las hay de todos los tipos. Unas nos ayudan a meditar, otras nos resuelven dudas e incluso hay auténticos entrenadores personales metidos en teléfonos móviles y tabletas. Las hay más o menos potentes, más o menos serias y más o menos útiles. Lo cierto es que se cuentan por miles. El problema es que no todas son de fiar. Antes de instalar una app en tu teléfono deberías tomar una serie de precauciones. Si lo haces, protegerás mejor cosas tan valiosas como tus datos, tu privacidad o incluso tu dinero. El motivo es que estas pequeñas aplicaciones pueden hacer muchas más cosas de las que aparentan sin que te des cuenta.Es importante andar con cuidado cuando te descargas una aplicación por primera vez. Si instalas una app y no prestas atención a los permisos que requiere, podrías estar dando acceso a tus datos a alguien en contra de tu voluntad. Cuando descargas una app en tu smartphone o tu tableta, la propia aplicación te solicitará una serie de permisos para acceder a ciertas funcionalidades del dispositivo. Algunas solicitan lo justo para funcionar, pero otras pretenden acceder a tu información personal pidiendo permisos que no necesitan. Antes de aceptar la descarga de una aplicación, conviene que eches un vistazo a los privilegios que solicita y que valores si están justificados o son excesivos. La decisión de aprobarlos o rechazarlos está en tus manos. Entre los accesos más habituales solicitados por las apps se encuentran los de llamadas y mensajes, calendario, contactos, ubicación, cámara y galería de imágenes o micrófono.Al buscar una app que cubra una necesidad específica, normalmente te encontrarás con distintas opciones. La cuestión es que no todas son de confianza ni garantizan la seguridad de tu dispositivo. Por eso conviene que tengas en cuenta una serie de buenas prácticas que te ayudarán a preservar tu privacidad, así como la integridad de tu teléfono o tableta. Una de ellas consiste en descargarte aplicaciones únicamente de fuentes oficiales. Las plataformas Google Play o AppStore cuentan con medidas de seguridad que permiten prevenir la aparición de apps maliciosas en sus tiendas. Eso sí, las medidas no son infalibles, así que deberás mantenerte atento. No es recomendable que hagas jailbreak en tu dispositivo. Esta práctica consiste en eliminar las limitaciones de seguridad impuestas por el fabricante tales como evitar pagar por ciertas apps. Si eliminas las barreras de seguridad que vienen de fábrica, tendrás más problemas que beneficios: el origen de las apps que puedas instalarte no será el oficial y, por tanto, serán potencialmente menos seguras. Tampoco conviene que te descargues apps a través de wifis públicas, siempre debes hacerlo mediante redes conocidas y seguras. Otra buena práctica consiste en instalar una app de seguridad en el móvil. Estas herramientas pueden protegerte porque son capaces de detectar malware y configuraciones de riesgo en tu smartphone. Mantener la seguridad de tus dispositivos móviles es muy sencillo si tomas ciertas precauciones. Así podrás sacarles el máximo partido sin ponerte en riesgo de manera innecesaria.

INNOVACIÓN