30 Enero, 2020

Reto 13: Acompañar a los inconformistas en la recta final hacia Tokio 2020

Cada vez queda menos para la gran cita paralímpica y CaixaBank, como patrocinador oficial del equipo paralímpico español, sigue apoyando a los #InconformistasDelDeporte a través de su plan ADOP y el programa 20 para los 20. Con el reto de este mes, “acompañar a los inconformistas del deporte en la recta final”, CaixaBank quiere dar a conocer cuáles son los últimos pasos hasta Tokio 2020: pruebas, clasificaciones y también el papel del programa de becas ADOP, tanto para los que ya tienen plaza como para los que están muy cerca de conseguirla.Mucho más que una beca “Antes de los Juegos de Pekín 2008, los deportistas paralímpicos no teníamos becas ni acceso a los centros de alto rendimiento porque no éramos considerados deportistas de alto nivel. En realidad lo éramos porque entrenábamos como los demás, pero no estábamos reconocidos como tales”; así explica Teresa Perales, una de las atletas paralímpicas más veteranas y más laureadas (26 medallas paralímpicas en natación desde Sídney 2000 hasta Río 2016), cómo era hasta hace poco ser deportista paralímpico. Como ella, el resto de inconformistas del deporte afrontan el reto de ser deportista de élite con una complejidad añadida: la falta de recursos para sus disciplinas. Sin embargo, la situación ha ido revirtiendo en los últimos años, gracias en gran medida al Plan de Apoyo al Deporte Objetivo Paralímpico (ADOP), que nació para proporcionar a los deportistas paralímpicos españoles las mejores condiciones de preparación y éxito en la competición y que incluye ayudas económicas y médicas, entre muchos otros beneficios.Un premio a la excelencia deportiva Solo los mejores pueden optar a estas becas. Sus resultados en los últimos JJ. PP. y en los mundiales y europeos de los últimos 3 años los harán merecedores de la ayuda. Una ayuda que también reciben deportistas de apoyo (guías) y entrenadores, figuras clave para el desarrollo de muchas de las disciplinas.CaixaBank, un compañero de equipo más El plan ADOP no sería el mismo sin el apoyo de los patrocinadores, por eso el papel de entidades como CaixaBank es crucial para que el deporte y los deportistas paralímpicos puedan seguir avanzando hasta conseguir las mismas condiciones de que disponen el resto de disciplinas deportivas no adaptadas. La entidad ha apostado fuerte por este compromiso con el deporte paralímpico y, más allá del apoyo en forma de becas, ha desarrollado la campaña Inconformistas del deporte y el programa 20 para los 20, con los que trata de informar, mostrar y dar a conocer el mundo paralímpico, puesto que la visibilidad es uno de los pasos más importantes para lograr reconocimiento.Clasificados para ilusionar El proceso de clasificación es clave para que el deporte paralímpico sea cada vez más competitivo y justo. Agrupar a los atletas en clases deportivas y rango de discapacidad hace que la obtención de plazas sea lo más objetiva posible hoy en día.¿Cómo es el proceso de clasificación? Los deportistas tienen que aportar informes médicos muy completos y pasar una valoración específica de su deporte por parte de los miembros de la mesa de clasificación. También se les valora técnicamente y se les observa en la competición. El proceso de clasificación es específico para cada disciplina paralímpica y tiene en cuenta, en algunos casos, no solo las pruebas y competiciones, sino el equilibrio entre las plazas disponibles y los rangos de discapacidad. El objetivo es claro: minimizar la influencia de la discapacidad del deportista en el resultado de la competición (ver más).- En el programa paralímpico hay 22 deportes y España ya ha clasificado atletas en todos menos 3: golbol, rugby en silla de ruedas y voleibol sentado. - La modalidad con más clasificados es el baloncesto en silla de ruedas (24) y, por primera vez desde Barcelona 92, España llevará equipo masculino y femenino por méritos propios. - La natación es el deporte en que más categorías hay (14) y las plazas tienen que repartirse rigurosamente según el estilo y la discapacidad.

CORPORATIVO
29 Enero, 2020

El imparable crecimiento del comercio electrónico

Comenzamos poco a poco. Al principio eran sobre todo billetes de tren y de avión que comprábamos a través de páginas web de empresas que conocíamos de toda la vida. Después ya nos fuimos animando a comprar aparatos electrónicos, libros y música. Incluso nos atrevimos con la ropa. Hoy, compramos online todo tipo de bienes y servicios. El comercio electrónico o e-commerce es una tendencia imparable. Los últimos datos disponibles así lo indican. La Comisión Nacional de los Mercado y la Competencia (CNMC) indica que la facturación del comercio electrónico en España presenta un crecimiento interanual de dos cifras. En concreto, entre el primer trimestre de 2019 y el mismo periodo del año anterior, las ventas a través de este canal habían crecido algo más del 22% en valor. Nuestras compras online suman ya 10.969 millones en un año, cuando hace cinco años apenas llegaban a los 3.578 millones. Esta es una evolución que se nota también en el número de transacciones realizadas a través de e-commerce: mientras que en el primer trimestre de 2014 aún no alcanzaban los 60 millones, en el mismo periodo de 2019 ya superaban los 200 millones. El comercio electrónico ha hecho mucho más que despegar en España, puesto que se ha convertido ya en una realidad que forma parte de nuestra vida cotidiana.El comercio electrónico es una realidad habitual para los internautas. Así lo indica el Estudio Anual de e-Commerce realizado por IAB Spain: siete de cada diez encuestados aseguran que ya compran online. Las principales razones que llevan a los españoles a realizar sus compras a través de este canal son: la comodidad (97%), las ofertas y variedad de productos que encuentran en él (95%), el precio (93%) y la confianza (71%). Sin lugar a duda, poder ir de compras desde cualquier lugar y en cualquier momento es el motivo principal por el que cada vez tenemos más en cuenta las tiendas online. De hecho, en el caso de las empresas que tienen tanto punto de venta online como físico, la comodidad y el ahorro de tiempo son las principales razones que nos mueven a visitar su e-commerce en lugar de bajar a la calle. ¿Y qué es lo que compramos online? Según la CNMC, las ramas de actividad que concentran un mayor volumen de ventas tienen que ver con los viajes y el turismo. Así, agencias de viajes (15%), transporte aéreo (9,1%), junto a hoteles y alojamientos (4,6%), se encuentran entre las que más facturan. Solo la moda (5,9%) se cuela entre ellas.El comercio electrónico es una gran baza que cada día emplean más empresas. Es una manera asequible de probar nuevos negocios si se compara con el comercio tradicional a través de punto de venta físico. También abre la puerta a escalar otros negocios ya existentes de manera rápida y sencilla. Su principal baza está en su rentabilidad, ya que, por norma general, permite aumentar ventas sin necesidad de realizar inversiones estratosféricas. Eso sí, triunfar en el comercio electrónico no es tan fácil como montar una página web y esperar a ver los resultados. En el caso de aquellos negocios que decidan incorporarlo a su actividad, es imprescindible incluir el e-commerce dentro de su propia estrategia. Este nuevo canal de venta deberá formar parte de su proceso de transformación digital, además de estar alineado con sus objetivos. Si se trata de un nuevo negocio cuyo canal de venta será exclusivamente online, el objetivo es similar. De hecho, se trata de una nueva empresa y, como tal, requiere el desarrollo de la idea inicial, la elaboración de un plan de negocio y la consecución de los recursos necesarios para ponerla en marcha.El comercio electrónico tiene ciertas peculiaridades que se deben tener en cuenta. Estos son algunos consejos básicos que te ayudarán a la hora de ponerlo en marcha y sacarle el máximo partido: - Planifica antes de vender: hay muchas decisiones que tomar antes de poner en marcha un e-commerce. ¿Establezco mi propia tienda online o me incorporo a un marketplace? ¿Cuál es mi competencia? ¿A qué tipo de mercado me enfrento? ¿Cuál será mi modelo de negocio? ¿Qué legislación me afecta? Estas son solo algunas de las preguntas que deberás responder antes de empezar a vender. Trazar una estrategia de negocio online con objetivos a corto, medio y largo plazo es imprescindible para triunfar. - Identifica a tu comprador tipo: investigar sobre las características del cliente de tu negocio de venta online te ayudará a aumentar las ventas y también la recurrencia de las compras. Una vez las tengas identificadas, es muy útil crear un cliente tipo, darle un nombre y describir aspectos sobre su estilo de vida, necesidades, comportamiento y motivaciones. Todo ello te ayudará a tenerlo en cuenta durante cada etapa de desarrollo del negocio. - Realiza un plan de marketing online: dar a conocer tu negocio es mucho más que poner anuncios en una red social o machacar el SEO on page. Cada acción que realices deberá tener un sentido y perseguir una serie de objetivos que deberás haber establecido previamente en tu plan de marketing online. Medir los resultados es imprescindible para saber si lo que estás haciendo funciona. - La logística es esencial: cómo vas a entregar tus productos al cliente es un factor clave de éxito en cualquier comercio electrónico. Debes definir qué canales vas a utilizar, con qué proveedores vas a trabajar y qué nivel de servicio vas a ofrecer. No olvides la logística inversa: las devoluciones de productos pueden suponer un coste muy elevado para cualquier e-commerce, por eso conviene que establezcas una política acorde con la legislación y tus objetivos. - Atención al cliente: la reputación online de tu negocio es algo que deberás cuidar con mucho mimo. Por eso conviene que establezcas los canales adecuados para resolver cualquier incidencia, así como unas líneas de actuación claras para que los encargados de este apartado sepan cómo actuar en cada momento. Una de las ventajas del comercio electrónico es que te permite conocer al milímetro los hábitos de cada cliente, lo que te ayudará a anticiparte a cualquier problema e incluso a realizar ofertas personalizadas que contribuyan a multiplicar las ventas. Comprar por internet es ya un hábito para muchos españoles. Por ese motivo, el comercio electrónico es una gran oportunidad tanto para los negocios que quieran aumentar sus ventas como para los emprendedores que quieran probar una idea genial.

INNOVACIÓN
20 Enero, 2020

El ‘smartphone’ del futuro serás tú

Todo comenzó con un aparato que nos permitía hablar con cualquiera en cualquier parte. Los teléfonos móviles, populares a partir de los años 90, multiplicaron nuestra capacidad de comunicación. Poco a poco, esos terminales fueron aumentando sus funciones hasta convertirse en 'smartphones'. Gracias a su conexión a internet, pasamos a tener el mundo entero en la palma de la mano. Compras, operaciones bancarias, consultas, entretenimiento… los 'smartphones' están tan integrados en nuestro día a día que, a estas alturas, prescindir de ellos nos resultaría complicado. El 'smartphone' es el ejemplo perfecto de cómo, poco a poco, la tecnología se ha ido acercando cada vez más a nuestro cuerpo para aumentar nuestras capacidades. Nos hemos convertido en seres hiperconectados gracias a estos dispositivos que llevamos siempre encima y a sus aplicaciones. Hoy somos capaces de averiguar, en cuestión de segundos, qué canción está sonando o cuándo llegará el próximo autobús, algo impensable no hace tanto tiempo. Sin embargo, la capacidad que tiene la tecnología para ampliar nuestras habilidades no se va a quedar en un dispositivo con un montón de apps instaladas. La idea es que el 'smartphone' del futuro esté tan integrado con nosotros que ni siquiera lo tengamos que sostener en la mano. De hecho, la idea es que el 'smartphone' del futuro seamos nosotros mismos.Todavía queda un buen trecho que recorrer antes de llegar a ese punto. Sin embargo, la tecnología ya se va acercando cada vez más a nuestro cuerpo. Empezando por nuestro 'smartphone', al que ya han comenzado a salir periféricos que vestimos. Este es el caso de los 'wearables' o tecnología ponible. Cuando oímos ese término, normalmente pensamos en los relojes inteligentes o en las pulseras capaces de monitorizar nuestra actividad y enviar los datos a nuestro 'smartphone'. Sin embargo, el concepto de 'wearable' alcanza cada día una nueva cota. Esto es algo que se aprecia fácilmente en el CES de Las Vegas, la mayor feria tecnológica del mundo, donde estos dispositivos ganan cada año más protagonismo. En el CES 2020 se ha presentado un 'wearable' que promete ayudarnos a entrenar nuestro cerebro para dormir mejor. Se trata de una diadema con electrodos capaz de medir la actividad cerebral mediante tecnología de encefalograma. Para ello, basta con utilizarla 20 minutos tres días a la semana, a cualquier hora del día. Una aplicación recibe la información y busca cómo mejorar las ondas cerebrales relacionadas con el sueño. A partir de ahí, el 'smartphone' propone una serie de ejercicios personalizados para activar esas mismas ondas de manera natural y mejorar la calidad del sueño. Nada que ver con el viejo método de contar ovejas. También se han presentado auriculares que nos permiten mantener conversaciones en varios idiomas porque ellos mismos se encargan de escuchar y traducir en tiempo real. Y ya se preparan 'wearables' capaces de conseguir que una persona de 70 años tenga una memoria similar a la de un joven de 20. Más allá de un uso personal, 'smartphones' y 'wearables' tienen la capacidad de transformar incluso nuestro papel en la sociedad. Así, ya se utilizan los datos que recoge nuestro teléfono mientras conducimos para alertar a otros conductores sobre la presencia de atascos. Es un primer paso hacia lo que será la próxima ciudad conectada, en la que peatones, ciclistas, vehículos e incluso infraestructuras intercambiarán datos para optimizar la movilidad. Esto quiere decir que nos convertiremos en nodos de información gracias a nuestros 'smartphones' y nuestros 'wearables', y lo haremos sin darnos cuenta.El objetivo que persiguen todos estos avances tecnológicos es el de conseguir mejorar nuestras vidas. Una misión que cumplirán mejor cuanto más cerca de nosotros se encuentren: a mayor integración, más transparente nos resultará su uso. De hecho, todo apunta a que, en el futuro, se borrarán cada vez más las barreras que separan la tecnología del cuerpo humano para que ambos acaben por fundirse. Esta tendencia se puede observar fácilmente en la evolución de los dispositivos que se utilizan para medir y analizar nuestras constantes biológicas, y cómo se acercan cada vez más a nosotros. Pasaremos de vestirlos a integrarlos directamente en nuestra piel. El desarrollo de dispositivos como las pulseras de actividad o los pulsómetros ha dado paso al de la ropa inteligente, capaz de monitorizar la frecuencia cardíaca, la respiración, los pasos o la intensidad de la actividad. Un papel que asumirán en breve los tatuajes electrónicos: ya se han desarrollado dispositivos con tintas biosensibles que cambian de color en función de nuestro nivel de glucosa, sodio o pH.El siguiente paso en este sentido consiste en traspasar la barrera de la piel para que la tecnología pase a formar parte de nuestro organismo. Ya no necesitaremos gafas especiales y pantallas para ver la realidad aumentada o un 'smartphone' para abrir el coche. Esta es la filosofía que se encuentra detrás del 'biohacking', un movimiento que apuesta por integrar dispositivos en el cuerpo humano para potenciar sus capacidades físicas y mentales. Ya existen algunos ejemplos de lo que se puede lograr: el implante de un microchip en la retina logró devolver la vista a tres personas ciegas hace una década. Además, un artista británico es capaz de oír los colores gracias a una antena conectada a su cerebro, y su país ya lo ha reconocido legalmente como cíborg. De cara al futuro, el 'biohacking' ya busca cómo lograr que haya humanos capaces de ver en la oscuridad o de almacenar cantidades de información inimaginables gracias al uso de chips, sensores y antenas. Sin embargo, el camino para que todos nos convirtamos en superhumanos gracias a la tecnología todavía deberá superar algunas etapas importantes, como las relacionadas con la ética y la regulación que afectan el 'biohacking'. Hasta que llegue ese día, los dispositivos que nos facilitan la vida se van aproximando poco a poco a nosotros para aumentar nuestras capacidades. ¿Quién sabe? Tal vez las llamadas del futuro no serán telefónicas, sino telepáticas, simplemente porque nos habremos convertido en nuestro propio teléfono.

INNOVACIÓN