Smartphones y vehículos, cada vez más conectados

11 Agosto, 2020

Smartphones y vehículos, cada vez más conectados


Son dos compañeros de viaje habituales para muchos ciudadanos, así que lo normal es que sus caminos acabaran por cruzarse. Los teléfonos móviles y los vehículos forman parte del día a día de millones de personas. Buena parte de nuestra vida está en ellos, al estar presentes en muchos momentos inolvidables: escapadas, vacaciones e incluso acontecimientos familiares no serían lo mismo sin estos dos compañeros fieles, que nos transportan e  inmortalizan estos momentos.

La presencia de estos dos elementos en la vida de tantos conductores ha llevado a los fabricantes de automóviles a integrar las funcionalidades del teléfono móvil en sus modelos. Raro es el vehículo nuevo que no incorpora algún sistema de infoentretenimiento que aporte a la conducción las ventajas de la conectividad.

Las últimas tendencias en este sentido, no obstante, van mucho más allá de permitirnos acceder a nuestro móvil de manera segura cuando estamos al volante. De hecho, los smartphones sirven a los automóviles para dar servicios a sus conductores hasta ahora nunca vistos. Desde abrir y cerrar el vehículo en remoto, a limitar su velocidad cuando un conductor sin experiencia se sienta al volante, las posibilidades son cada vez mayores.

Llaves a la carta

La tecnología en automoción ya permite prestarle el vehículo a otro conductor sin necesidad de quedar para darle las llaves. A través de apps que conectan el vehículo con el smartphone, estos permiten hoy crear accesos limitados para que terceras personas puedan conducirlos.

Esta función facilita, entre otras posibilidades, el uso compartido del vehículo. De hecho, permite al invitado localizarlo a través del GPS y desbloquearlo con un simple toque en el móvil. Es un sistema que ya utilizan de manera masiva las compañías de carsharing que operan en varias ciudades españolas.

Las apps de automoción que se pueden utilizar con el smartphone habilitan otras opciones que eran inimaginables hasta hace poco tiempo. Por ejemplo, limitar tanto la duración como la velocidad máxima a la que puede circular un invitado. Esta opción puede resultar especialmente útil en el caso de conductores noveles.

La compra online, en el maletero

Otra de las funcionalidades relacionadas con los smartphones que cada vez están más extendidas entre los fabricantes de vehículos, es la de la entrega de paquetes en el maletero de sus modelos. Son varias las marcas que permiten ya esta opción, en colaboración con empresas de logística.

De hecho, la integración de smartphone y vehículo puede resolver uno de los principales quebraderos de cabeza para los operadores de paquetería y también para los consumidores: la entrega de la compra. No siempre resulta sencillo que mensajero y cliente se encuentren para efectuarla. Utilizar el vehículo mientras está estacionado para recibir los paquetes es una manera de sortear malentendidos y problemas en ese sentido.

Estos sistemas suelen funcionar a través de una aplicación móvil que permite al propietario del vehículo realizar sus compras online y autorizar su entrega en su vehículo. El repartidor localizará el vehículo mediante GPS y accederá exclusivamente al maletero para depositarlo, siempre con el permiso previo del cliente.

Smartphones y vehículos eléctricos

Los vehículos eléctricos más modernos también han encontrado un importante aliado en el smartphone para salvar uno de sus principales puntos de fricción con el conductor: la recarga de sus baterías.

Algunos vehículos eléctricos ofrecen a sus propietarios la posibilidad de programar sus recargas sin necesidad de que estén presentes. Solo es necesario tener conexión a internet para indicar desde el smartphone cuándo debe comenzar o detenerse el proceso. Se trata de una ventaja importante, ya que los conductores de este tipo de vehículos suelen calcular el mejor momento para cargar las baterías, especialmente cuando el precio de la energía resulta más ventajoso.

El teléfono móvil también les ayuda a conocer el estado de la batería en tiempo real para decidir si necesitan iniciar una recarga e incluso localizar y reservar un plaza en un punto de recarga pública cercano.

Comodidad antes de entrar en el vehículo

La comodidad durante la conducción es otro de los aspectos que se ven favorecidos gracias a la integración de smartphones y automóviles. Ahora, los teléfonos móviles nos ayudan a tener listo el vehículo antes incluso de subirnos en él. Desde la temperatura interior al desempañado de las lunas, son varios los parámetros que se pueden controlar a distancia gracias a las nuevas tecnologías.

Existen ya varios modelos capaces de encender la climatización del vehículo antes de que el conductor acceda a su interior. Además de encontrar el interior a una temperatura agradable, esta función ayuda a desempañar las lunas cuando las temperaturas descienden demasiado y ahorra tiempo al conductor. De cara al verano, algunos vehículos permiten incluso encender el motor con antelación desde el móvil para que funcione el aire acondicionado.

La integración de los vehículos con otros dispositivos es una tendencia que muy probablemente se mantendrá en un futuro, para estar cada vez más conectado. El internet de las cosas establecerá cada vez más puentes entre nuestros wearables, smartphones, hogares y vehículos inteligentes. Abrir y cerrar el vehículo con el teléfono móvil es solamente el primer paso de lo que está por llegar.