ECONOMÍA

Así te afecta como consumidor el conflicto de Ucrania

Tiempo de Lectura: 3 minutos

Así te afecta como consumidor el conflicto de Ucrania
Avatar

CaixaBank

22 Marzo, 2022


El conflicto Rusia-Ucrania está teniendo múltiples consecuencias para la economía. Ya vimos cómo en las primeras semanas de ofensiva, la volatilidad reinó en las bolsas, subieron los precios de la energía y se produjo una serie de efectos que impactaron en la economía mundial.

Pero, más allá de los cambios a nivel macroeconómico, la guerra está dejando su huella en la economía del día a día. Esta se está viendo afectada por la alteración de la relación comercial con Rusia y Ucrania, que hace mella, sobre todo, en materias primas y bienes de consumo.

Industria azulejera

España es referencia en la industria del azulejo. Exporta a casi dos centenares de países y es la tercera industria que mayor superávit aporta a la balanza comercial de España. Además, emplea a más de 17.000 trabajadores y su facturación en 2021 supuso 4.855 millones de euros, según los datos de la Asociación Española de Fabricantes de Azulejos y Pavimentos Cerámicos (ASCER).

Para la fabricación de azulejos son necesarias arcillas, entre ellas caolín, que nuestro país traía de Ucrania. Un 70 % de las arcillas que España importaba provenían de este país, informa El Mundo. Sin las arcillas ucranianas, ha disminuido la oferta mundial, lo que ha hecho que los precios suban y la industria española tenga que buscar otros proveedores. La subida del precio del gas también ha aumentado los costes de producción de los azulejos.

Aceite de girasol

El aceite de girasol que consumimos se produce a partir de pipas de girasol que provienen de Ucrania y Rusia, los dos primeros países productores y exportadores de esta materia prima en el ámbito mundial. España también produce aceite de girasol, pero su volumen no es suficiente para saciar la demanda interna.

Para hacernos una idea, España requiere 1,4 millones de toneladas de pipas para elaborar el aceite que consume. De esta cantidad, solo producimos el 57 %, el equivalente a 800.000 toneladas. Por eso, necesitamos importar 600.000 toneladas, que, hasta ahora, traíamos principalmente de Ucrania. A esta situación hay que sumar la sequía, que puede afectar gravemente a la producción local de girasol.

Todo esto está provocando que muchos supermercados estén racionando la venta de botellas de aceite de girasol. ¿Tanto aceite de girasol consumimos a nivel doméstico como para romper stock? Si echamos un vistazo al consumo interno en España, el 60 % corresponde a aceite de oliva, el 33 % a aceite de girasol, mientras que el 7 % equivale al resto de aceites vegetales, señala la Asociación de Nacional de Industriales Envasadores y Refinadores de Aceites Comestibles (ANIERAC).

Esta situación está haciendo que muchos se replanteen sustituir del aceite de girasol por otro tipo de aceite, por ejemplo, el de oliva. Las consecuencias ya están aflorando: se han disparado en bolsa las acciones de las empresas productoras de aceite de oliva y los precios de este producto ya están subiendo.

Bollería

El gran consumo de aceite de girasol viene derivado de la producción industrial de galletas, pasteles y bollos. Si antes se utilizaba aceite de palma, esta opción se ha reducido bastante en las fórmulas debido a sus efectos en la salud y su producción no sostenible.

El 70 % del aceite que se usa en España para la producción nacional de galletas, pasteles o bollos procede de Ucrania, informa La Vanguardia. Con el inicio de la guerra y ante la escasez de aceite de girasol, las fábricas españolas ya han avanzado que solo tienen stock de aceite para entre dos y cuatro semanas.

A la subida de precios del aceite de girasol se suma la subida de precios de cereales. La última comparativa de cotizaciones que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) publica semanalmente muestra que los precios medios de salida de almacén de los cereales en España son hasta un 80 % más caros que hace un año y un 25 % más que a principios de este año. Este hecho nos lleva al siguiente capítulo: los piensos.

Piensos

España es el mayor importador de maíz de la Unión Europea (UE). Casi un tercio de nuestras importaciones proviene de Ucrania, el cuarto país del mundo en exportaciones de este cereal. Ese maíz se trata en España y con él se producen piensos que sirven para alimentar al ganado y que también se exportan a otros países de la UE.

La guerra de Ucrania ha disparado el precio del maíz: de principios de 2022 al 12 de marzo, el incremento del precio en el mercado de maíz (Chicago) ha sido del 30 %. Ante la imposibilidad de traer maíz de Ucrania, España ha de buscar otros proveedores y establecer otras rutas de suministro.

En la alimentación de los cárnicos, por ejemplo, el cerdo, el pienso supone el 60 % – 70% de la producción de este tipo de ganados, por lo que se estima que el precio de la carne también subirá, prevé El Confidencial.