ECONOMÍA

Turismo: razones para la esperanza (y algún nubarrón)

Tiempo de Lectura: 5 minutos

Turismo: razones para la esperanza (y algún nubarrón)
Avatar

Javier Ibáñez de Aldecoa Fuster

Economista de CaixaBank Research

27 Septiembre, 2021


Muchos destinos turísticos de España lo han podido comprobar este verano: los españoles hemos vuelto a viajar y hemos elegido nuestro país para hacerlo. Hoteles, apartamentos turísticos, campings y otros alojamientos han vuelto a activarse después de un 2020 muy duro. Y lo han hecho gracias a los turistas domésticos y, en cierta medida, también a los procedentes de otros países de la Unión Europea, que ya se animan a visitarnos.

Este es todo un síntoma que indica que, poco a poco, los engranajes de la industria turística vuelven a funcionar. Son los primeros pasos para que este sector, clave para la economía española, vuelva a ser sostenible y rentable.

Una transición positiva

Sin duda, el impacto de la pandemia ha sido devastador sobre la industria turística. Tal y como recogía CaixaBank Research en su último Informe Sectorial de Turismo, en 2020, la demanda turística no fue capaz de remontar el vuelo tras el parón total de marzo, abril y mayo, ni siquiera en verano. Después, las sucesivas oleadas de COVID-19 de finales de 2020 y principios de 2021, junto a las medidas de restricción a la movilidad y la actividad asociadas a ellas, mantuvieron los flujos turísticos bajo mínimos. Como consecuencia, las pérdidas sufridas por el sector se extendieron más allá de los meses más duros del confinamiento.

Afortunadamente, las perspectivas para la segunda mitad de 2021 son bien distintas. Tanto, que invitan al optimismo sobre la evolución del sector. La razón fundamental tiene que ver con la elevada efectividad de las vacunas y su amplia distribución entre la población, que ha dado paso al inicio de la recuperación del turismo en Europa.

Los datos del INE referentes al comienzo de la temporada de verano corroboran que ha sido muy positiva, gracias a la fuerte recuperación del turismo nacional y a las llegadas de turistas procedentes de la Unión Europea. Así, en el mes de julio, las pernoctaciones en hoteles, campings, apartamentos turísticos y agroturismos efectuadas por turistas domésticos llegaron a superar en un 9 % los registros del mismo mes de 2019.

El gasto de los turistas internacionales, por su parte, se situó un 56 % por debajo del nivel de 2019. Eso sí, hay que tener en cuenta que la caída registrada en abril por este mismo concepto alcanzó el 90 %. La recuperación del movimiento de turistas en la Unión Europea —impulsado por el Certificado Digital COVID— fue la razón por la que se produjo este cambio de tendencia.

Una recuperación que se consolida

Estas dinámicas positivas que esboza el INE se han mantenido durante el mes de agosto y la primera mitad de septiembre. Así lo corroboran los indicadores internos de CaixaBank, construidos a partir de los pagos con tarjeta de los turistas en comercios con TPV de la entidad.

Concretamente en agosto, la facturación en TPV de CaixaBank en comercios turísticos —alojamientos, transporte, alquiler de vehículos y agencias— se situó apenas un 9 % por debajo del nivel registrado en agosto de 2019. Y eso no es todo: además, la facturación en TPV de hoteles y otros alojamientos —sector clave de la industria turística y un importante indicador de su situación— fue incluso un 9 % mayor a la registrada en el mismo mes de 2019.

Un futuro prometedor

Teniendo en cuenta todos los indicadores, las previsiones de CaixaBank Research para el sector turístico en 2021 apuntan a que:

– El gasto de los turistas domésticos alcanzará el 80 % del nivel de 2019 y crecerá un 50 % respecto a 2020.
– El gasto de los turistas internacionales se situará en el 37 % del nivel alcanzado en 2019, lo que supone un incremento del 75 % respecto a 2020.

¿Y qué ocurrirá en 2022? Desde CaixaBank Research esperamos que el año que viene el sector no solo consolide las buenas cifras alcanzadas en la segunda mitad de 2021, sino que las siga mejorando. Esta será la clave sobre la que se construirá la vuelta del turismo a la senda de la rentabilidad y la sostenibilidad, que, a su vez, le llevará a retomar su posición estratégica en la economía del país.

No obstante, esta es una recuperación que no está exenta de riesgos, entre los que destaca la aparición de nuevas variantes del virus que puedan comprometer la efectividad de las vacunas. Esto significa que, aunque el turismo continuará dando pasos firmes hacia su recuperación, el terreno que pisa podría resquebrajarse en algún momento.

En cualquier caso, nos encontramos ante un escenario más positivo que el registrado hace unos meses. En este contexto, desde CaixaBank Research esperamos que el gasto que realizan en España los turistas, tanto internacionales como domésticos, continúe mejorando considerablemente. Eso sí, todavía se mantendrá significativamente por debajo del nivel alcanzado en 2019.