SOSTENIBILIDAD

Cinco cosas sorprendentes hechas con material reciclado

Tiempo de Lectura: 5 minutos

Cinco cosas sorprendentes hechas con material reciclado
Avatar

CaixaBank

17 Mayo, 2021


A la hora de cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), a los que se han comprometido países de todo el mundo para cuidar el futuro del planeta y de sus habitantes, resulta indispensable dar una segunda vida a los objetos y materiales. Reutilizarlos cuando sea posible para alargar su vida útil y, cuando sea imposible, reciclarlos de forma adecuada para que sus componentes puedan servir de base para futuras aplicaciones. En otras palabras, fomentar la economía circular.

En los últimos años se han visto todo tipo de innovaciones en esta línea: carreteras construidas usando neumáticos triturados como material para el asfalto, tecnología fabricada con componentes 100 % reciclados, tarjetas de crédito biodegradables o ropa de tenis fabricada con hilo procedente del reciclaje de cuerdas de raqueta. Así está cambiando la industria.

Ropa fabricada con cuerdas de raqueta

Hace unos años, nacía en Gerona Infinite Athletic de la mano de tres socios. No mucho antes, uno de ellos, al ir a comprar una raqueta, preguntó sobre la posibilidad de adquirir una con materiales reciclados y, al no encontrarla, «tiró del hilo». Ahora, esta compañía usa cordajes viejos para fabricar un polímero.

De este polímero se pueden trenzar hilos con los que fabricar nuevo tejido. ¿El resultado? Fabrican camisetas de poliéster orientadas al tenis completamente recicladas que pueden reciclarse de nuevo hasta catorce veces. Aunque esta historia no es única.

En 2021, El Corte Inglés anunciaba una línea de ropa de baño fabricada con poliéster reciclado; y el circulose, el material textil fabricado a partir de residuos textiles previos, tiene cada vez más presencia gracias a la empresa Re:newcell, precursora de la idea

Carreteras fabricadas con neumáticos, ¿y mascarillas?

Las vías asfaltadas, como las carreteras o autopistas, tienen, por sus componentes, extensión y uso, un impacto enorme en el medio ambiente. La extracción de materiales, el impacto de la obra y su mantenimiento, la segmentación de ecosistemas e incluso el hecho de que eleven la temperatura local al retener el calor de la irradiancia solar son problemas ambientales de calado.

Es por ello que el sector siempre está buscando alternativas a los materiales convencionales. Estos materiales alternativos, aunque de alto impacto, ya son bastante más sostenibles que los usados hace unas décadas. Una de las alternativas es construir usando como base del asfalto materiales reciclados, como residuos de la construcción, neumáticos e incluso mascarillas.

El uso de neumáticos en la fabricación de asfalto lleva décadas vigente, pero en los últimos años su porcentaje ha aumentado, dado que, además de un impacto ambiental menor, aportan propiedades interesantes al firme. Entre otros, pueden mejorar la adherencia, con lo que aumenta la seguridad; reducir el peligroso aquaplaning, o mejorar la fricción y, así, reducir las emisiones de carbono de los vehículos.

Tarjetas bancarias hechas con materiales sostenibles

A mediados de 2020 nacía en España la primera tarjeta 100 % reciclada de la mano de la Visa&Pay de CaixaBank. Estas tarjetas se habían fabricado con PVC reciclado. Lo que en su día había constituido material de obra, recubrimiento en electrónica o embellecedores en automóviles, ahora tenía una segunda vida.

Nacía una nueva tendencia circular, que en 2021 cobraba una nueva dirección: las tarjetas de material PLA, o ácido poliláctico, un polímero biodegradable derivado del almidón de maíz. A lo largo de 2021, CaixaBank espera fabricar el 85 % de sus tarjetas con material circular.

Fabricar tecnología con componentes de desecho

En marzo de 2021 se publicó en Kickstarter el proyecto Gomi Speaker, que pretende fabricar altavoces con materiales 100 % reciclados. Algunos de ellos, directamente reutilizados. La carcasa se fabricará de polímero reciclado de bolsas desechadas y las baterías provienen de bicicletas eléctricas dañadas. Este último punto es clave, ya que las baterías pueden resultar especialmente contaminantes.

Dos meses después, el proyecto alcanzaba el capital necesario para iniciar su andadura tras un apoyo elevado, ya que logró recaudar más de 37.000 libras esterlinas. Este tipo de proyectos son relativamente frecuentes en páginas de crowdfunding y tienen cada vez más éxito. Los que actualmente son proyectos piloto serán la base de una economía circular.

Piezas de coche con residuos de impresoras 3D

Las impresoras 3D ya han logrado acceder al mercado de la fabricación de la mano de HP y Ford. Ambas empresas han firmado un convenio para usar los residuos del material de impresión 3D con el fin de fabricar abrazaderas para conductos de combustible.

Estas piezas no se imprimirán en 3D, sino que se fabricarán mediante el conocido y clásico método de inyección y tendrán como destino camionetas de la marca. Además de recicladas, destaca que estas piezas son el 7 % más ligeras y el 10 % más asequibles en su producción.

Aunque algunos de estos proyectos no eliminan completamente el impacto de su actividad, sí trabajan activamente para reducirla año tras año. Es el primer paso hacia un futuro en el que podremos disfrutar de un buen número de sectores de actividad sin huella medioambiental.