ahorro

29 Abril, 2019

¿Seguirá cayendo la tasa de ahorro en España?

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Desde el año 2015, la economía española no ha dejado de crecer por encima de la media de la eurozona. No obstante, en el mismo periodo de tiempo, la tasa de ahorro ha caído hasta mínimos históricos. En teoría, eso podría indicar un escaso margen de maniobra de los hogares españoles con respecto a sus decisiones de consumo en el caso de que la situación económica empeore.   No obstante, Oriol Carreras, economista en el Departamento de Estudios del Área de Planificación Estratégica y Estudios de CaixaBank, considera que aún es pronto para realizar esta afirmación: «Es probable que la tasa de ahorro empiece a recuperarse ligeramente en los próximos trimestres y, además, la situación financiera de los hogares ha mejorado sustancialmente respecto a los años anteriores a la crisis», escribe el experto en el artículo «¿Seguirá cayendo la tasa de ahorro española?», que se incluye en el Informe de CaixaBank Research correspondiente al mes de abril. En el artículo, Carreras analiza la evolución de la tasa de ahorro evaluando las perspectivas de sus dos variables: el consumo y la renta bruta disponible (RBD). Y puesto que el consumo se financia, en gran medida, mediante la RBD, la principal pregunta que plantea es... ¿cuál será el diferencial de crecimiento entre ambas? «Desde 2015, el consumo ha repuntado con fuerza y ha crecido por encima de la RBD, lo que provoca el deterioro de la tasa de ahorro. Sin embargo, nuestra previsión es que, en los próximos años, este patrón se revierta y el consumo crezca por debajo de la RBD», escribe Oriol Carreras. La razón que aduce para ello es el desvanecimiento del efecto del «consumo embalsado»: el fuerte empuje del consumo en los últimos años se explica, en gran parte, por la materialización de planes de consumo que los consumidores habían pospuesto a lo largo de la crisis. Y ahora que se han puesto al día, lo esperable es que las familias moderen su patrón de consumo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row source="" text="" font_container="tag:h2|font_size:20|text_align:left|color:%231284d1" use_theme_fonts="yes" google_fonts="font_family:Abril%20Fatface%3Aregular|font_style:400%20regular%3A400%3Anormal" css=".vc_custom_1493995502230{margin-bottom: 15px !important;}" link=""][vc_column][vc_custom_heading text="Moderación en 2019, reaceleración en 2020" font_container="tag:h2|font_size:20|text_align:left|color:%231284d1" use_theme_fonts="yes" css=".vc_custom_1556261387598{margin-bottom: 15px !important;}"][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]En su artículo, el experto presenta la proyección del crecimiento del consumo según un modelo que tiene en cuenta factores como el crecimiento del empleo, de los salarios, de los tipos de interés y del precio de la vivienda. Pues bien, lo que prevé este modelo es una moderación del consumo para el año 2019, y una reaceleración en 2020. La moderación pronosticada para 2019 refleja una normalización tras su fuerte repunte entre 2015 y 2018, debido al mencionado efecto del «consumo embalsado». Es decir, se prevé un ajuste temporal del crecimiento del consumo. A su vez, el repunte proyectado a partir de 2020 refleja la finalización del proceso de ajuste y el mayor crecimiento previsto de la RBD. En cualquier caso, el modelo prevé que el consumo crezca a ritmos sólidos en todo el horizonte considerado.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row source="" text="" font_container="tag:h2|font_size:20|text_align:left|color:%231284d1" use_theme_fonts="yes" google_fonts="font_family:Abril%20Fatface%3Aregular|font_style:400%20regular%3A400%3Anormal" css=".vc_custom_1493995502230{margin-bottom: 15px !important;}" link=""][vc_column][vc_custom_heading text="10 consejos para ahorrar diariamente" font_container="tag:h2|font_size:20|text_align:left|color:%231284d1" use_theme_fonts="yes" css=".vc_custom_1556261429042{margin-bottom: 15px !important;}"][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Para aquellos que quieran romper las previsiones y no perder de vista su capacidad de ahorro, les serán útiles estos 10 consejos para poder ahorrar en el día a día, de forma sencilla y con relativamente poco esfuerzo: 1- Fíjate un objetivo. 2- Define cuánto y cuándo. 3- Lleva un presupuesto. 4- Preahorra: separa el dinero de tu nómina cuando te la ingresen, sin esperar a final de mes. 5- Lleva «lo justo» en la cartera: así evitarás compras impulsivas. 6- Elimina los gastos que sean prescindibles. 7- Reduce tu consumo energético. 8- Come en casa o de táper. 9- Usa el transporte público, o la bicicleta. 10- Busca ofertas de ocio gratuito: seguro que en tu ciudad hay muchos eventos gratuitos. Además, es importante comparar precios y buscar ofertas (especialmente en Internet) antes de realizar una compra importante, utilizar las bibliotecas públicas (donde puedes leer libros, escuchar discos o ver películas de forma gratuita) y compartir gastos con los amigos cuando se pueda, como por ejemplo las suscripciones a Netflix o Spotify.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

CORPORATIVO
24 Abril, 2019

#FinanzasXaFollowers VI: una receta para nuestra salud financiera

[vc_row][vc_column][vc_column_text]En la sexta entrega de «Finanzas para followers», el proyecto de CaixaBank para impulsar la educación financiera y explicar, de forma amena y comprensible, los conceptos financieros con los que nos encontramos cada día, el presentador Javier Muñiz cuenta con la presencia de Alma Obregón, madre, runner y repostera. Juntos responderán a las dudas que han llegado al canal de Twitter de CaixaBank (@CaixaBank), convirtiendo esta última entrega de #FinanzasXaFollowers en un «FAQ sobre las finanzas personales». ¿Qué pasa, por ejemplo, si un mes gasto más de lo que tengo en la cuenta? Pueden pasar dos cosas, explica Javier Muñiz: «que nos llegue el recibo y, al no haber dinero, que el banco lo devuelva, lo que nos acarrearía algún gasto adicional». Pero también podría suceder que el banco adelante el importe a pagar y que tengamos que devolverlo con los intereses o las comisiones correspondientes. Entonces tendríamos lo que se llama «un descubierto» o, en otras palabras, estaríamos en «números rojos». Un amigo me ha pedido que le avale un préstamo. ¿Qué hago?, pregunta otro internauta. Pues sencillamente debes saber que «si le avalas, estás respondiendo tú por esa persona, por lo que si ese familiar o amigo no puede pagar el préstamo, vas a tener que hacerte cargo tú». Así que «mucho cuidadito con esto», alerta Javier Muñiz. Otra duda recurrente es acerca de lo que podría pasar si un banco entra en bancarrota. Si mi banco quiebra, ¿perdería mi dinero?, preguntan desde Twitter. La respuesta es que no «porque el Fondo de Garantía de Depósitos protege a los clientes de los bancos hasta 100.000 euros, en depósitos o cuentas corrientes», explica Javier Muñiz. Así que si tienes la suerte de tener más de 100.000 euros, «lo mejor es repartirlo entre varios bancos», añade Alma Obregón. ¿Y qué pasa si salgo una noche, me roban la tarjeta y se gastan mi dinero? No pasaría nada porque recientemente ha entrado en vigor una normativa que protege a los titulares de tarjeta, de modo que, si nos roban, solo habría que asumir un máximo de 50 euros. De todas formas, salvo que haya fraude por nuestra parte, la mayoría de los bancos se hacen cargo del total del importe robado. Eso sí, «es muy importante avisar al banco lo antes posible». Otro tuitero pregunta: Me voy de vacaciones fuera de España. ¿Puedo usar mi tarjeta en el extranjero? Evidentemente, la respuesta es que sí: las tarjetas se pueden usar en el extranjero. Pero no solo se puede, sino que son mucho más prácticas. Cuando se está lejos de casa «no es recomendable ir solo con dinero en efectivo, porque si te roban un fajo de billetes, nadie te lo devuelve», advierte Javier Muñiz. Además, cuando se está de viaje, es muy probable que se necesite alquilar un coche o reservar una habitación de hotel «y, para eso, lo más probable es que te pidan una tarjeta de crédito».[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_video link="https://www.youtube.com/watch?v=Jld8BsXNYRU&t=14s" align="center"][/vc_column][/vc_row][vc_row source="" text="" font_container="tag:h2|font_size:20|text_align:left|color:%231284d1" use_theme_fonts="yes" google_fonts="font_family:Abril%20Fatface%3Aregular|font_style:400%20regular%3A400%3Anormal" css=".vc_custom_1493995502230{margin-bottom: 15px !important;}" link=""][vc_column][vc_custom_heading text="Una receta para nuestra salud financiera" font_container="tag:h2|font_size:20|text_align:left|color:%231284d1" use_theme_fonts="yes" css=".vc_custom_1556113430586{margin-bottom: 15px !important;}"][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]El vídeo concluye con una receta para mejorar nuestra salud financiera, que cuenta con tres partes diferenciadas: el ahorro, el endeudamiento y la inversión. Ahorro: la base del plato. Tiene tres ingredientes: el presupuesto, el preahorro (es decir, ahorrar a principios de mes) y el fondo de emergencia (que sería el equivalente a comer de táper). Endeudamiento: un toque de sabor. Es como un picante: un poco nos puede dar buen sabor y ayudarnos a cumplir nuestros objetivos... pero mucho nos puede sentar mal. Siempre que vayas a pedir un préstamo, utiliza la TAE para comparar los precios de las distintas ofertas existentes. Y evita sobreendeudarte: que las deudas no sobrepasen nunca el 30 o 40% de tus ingresos. Inversión: la levadura de tus ahorros. Las inversiones pueden hacer que tus ahorros suban. Es bueno pensar en invertir una parte de ellos, que sería como ponerlos a fuego lento, buscando rentabilidad para que los ahorros no pierdan valor. Pero, ¡ojo!, a mayor rentabilidad, mayor riesgo. Eso sería como el azúcar, que cuanto más le pones, más dulce está, pero asumiendo el riesgo de empacharnos. Lo ideal es diversificar las inversiones para minimizar el riesgo, ya que no podemos eliminarlo del todo. Es decir, «no poner todos los huevos en la misma cesta», que decía la abuela de Alma Obregón. Si seguimos todos estos consejos, gozaremos de una salud financiera perfecta, estupenda... y deliciosa. Recuerda seguir el hashtag #FinanzasXaFollowers y el perfil en Twitter de CaixaBank (@caixabank) para permanecer informado. [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

CORPORATIVO
06 Abril, 2010

Aprender a ahorrar desde pequeños

¿Recuerda en qué entidad financiera tuvo su primera cuenta? ¿La abrió usted o se la abrió algún familiar cuando era pequeño? Según las últimas encuestas de FRS, algo más del 30% de los menores de 18 años tiene alguna cuenta o libreta de ahorros. Detrás de estas estadísticas se esconde un asunto interesante: el ahorro infantil y la concienciación de los más pequeños sobre el valor del dinero. Conceptos como ahorro y gasto no son sólo para épocas de crisis. Ahora, como antes, resulta muy instructivo fomentar el ahorro y enseñar los rudimentos financieros a los más jóvenes. Desde “la Caixa” se lanzó un programa de ahorro infantil a mediados de los años noventa y, ahora, es la entidad que lidera el segmento de los clientes menores de 18 años, con un 23,7% del mercado. Abrir una libreta infantil, en la que los padres son los representantes del menor, es un primer paso para que los más pequeños aprendan el funcionamiento básico de una entidad financiera. Además, este tipo de libretas no generan ningún gasto, puesto que no se cobra comisión de mantenimiento en los primeros 25 años de vida del titular, y se ofrece un pequeño tipo de interés. Como aliciente, al abrir la cuenta, los más pequeños se llevan un regalo, que puede ser una vajilla infantil, si el titular tiene menos de de 3 años, u otros juegos especialmente atractivos para los jóvenes, según la promoción que esté en marcha. También existen una serie de productos familiares, aunque están más dirigidos a los padres. Es el caso del seguro Vida Familiar, o el préstamo Estrella Nacimiento, pensado para afrontar los gastos que supone la llegada al mundo de un bebé. También existen otros productos financieros ideados para el ahorro de los hijos, como la Libreta Futuro, un seguro de ahorro que permite generar un ahorro para obtener, en el futuro, un capital que ayudará al cliente a costear los estudios u otros gastos del menor. Este tipo de ofertas ayuda a crear una relación más amable y divertida entre los clientes y la entidad, no sólo por las ventajas financieras, sino también por las divertidas campañas y los originales regalos.

CORPORATIVO